«No puedo entonar el himno israelí», aseguró el primer árabe de la Corte Suprema de Israel

El juez retirado de la Corte Suprema de Israel, Salim Joubran, el primer árabe israelí que llegó en la historia del país al máximo tribunal de justicia del país, declaró que es incapaz de cantar el Himno Nacional de Israel, el HaTikvá.

“En este momento, no puedo cantar un himno que incluya las palabras ‘mientras en el corazón un alma judía palpite’”, dijo Joubran al diario de la Asociación de Abogados de Israel en una entrevista por su retiro ocurrido en pasado agosto publicada esta semana. “Si el estado espera que todos sus ciudadanos, incluidos los árabes, respeten su himno nacional, debe respetarlos a ellos y a sus derechos”.

Joubran dijo que en eventos oficiales, se pone de pie cuando se toca el himno nacional, pero no lo entona.

“Nadie ha armado un problema por esto al respecto”, dijo. “Si un día cambian las palabras del himno nacional, creo que no tendré problemas para cantarlo. Definitivamente creo que las palabras deben agregarse para ser apropiadas para el ciudadano árabe en Israel también”.

Joubran dijo que estaba feliz de que su nombramiento le abriera la puerta a otros jueces árabes para sentarse en la Corte Suprema. Fue seguido por George Karra, otro árabe de religión cristiana.

“Espero que pronto se nos informe del nombramiento del honorable juez Jaled Kabub en la Corte Suprema“, dijo Joubran. “Si hubiera dos jueces árabes que sirvieran en la Corte Suprema, eso traería un gran respeto al Estado de Israel y también aumentaría la confianza de la población árabe en el sistema de justicia de Israel“.

Expresó su preocupación por los ataques de los políticos contra la Corte Suprema y dijo que “no es algo positivo, debe detenerse. La Corte Suprema no es el enemigo de la gente. Es importante entender que herir a la Corte Suprema está dañando la democracia y perjudicando la democracia significa herir a las poblaciones desfavorecidas”.

Joubran también criticó una propuesta de ley promovida por el partido HaBait HaYehudí, al que pertenecen los ministros de Educación y de Justicia, Naftali Bennett y Ayelet Shaked, que busca minimizar la injerencia de la Corte Suprema en las decisiones legislativas que tome la Knéset.

“Creo que debe haber una mayoría de 80 legisladores de la Knéset (para volver a legislar las leyes anuladas por el tribunal), y no la mayoría simple de 61. Esa minúscula mayoría lastima los cimientos democráticos del Estado de Israel“, afirmó Joubran.

En un caso similar aunque no tan radical, hace poco el controversial legislador árabe israelí JamalZahalka, declaró a un medio israelí que “preferiría morir” antes que entonar el himno nacional de Israel, debido a su fuerte sentimiento palestino personal.

 

Vía Yedioth Ahronoth / Enlace Judío

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here