Francia le devolvió obras robadas por los nazis a una familia judía

Francia le devolvió tres cuadros del maestro flamenco Joachim Patinir a los descendientes de una familia judía que se vio forzada por los nazis a deshacerse de ellos previo a la SegundaGuerra Mundial.

La familia Bromberg dejó la Alemania Nazi con dirección a París a fines de 1938 y el año siguiente se vio obligada a vender el “Tríptico de la crucifixión” del siglo XVI que representa a Jesús en la cruz como señala la tradición cristiana, junto con varias otras pinturas, para con ello poder obtener los recursos económicos para llegar a EE.UU. desde Suiza y escapar a la Europa que pronto caería en la tragedia.

Patinir es considerado como el padre de la pintura de paisajismo, y desarrolló el estilo panorámico que se convirtió en un sello distintivo del estilo del Renacimiento del norte de Europa.

Las pinturas fueron entregadas formalmente a Henrietta Schubert y Chris Bromberg, descendientes de Herta y Henry Bromberg, en el Museo del Louvre por la ministra francesa de Cultura, Francoise Nyssen.

El tríptico fue comprado a un precio rebajado de su valor original después de la ocupación alemana de París en 1940 y estaba destinado a ser parte del Führermuseum de Hitler en su ciudad natal de Linz, Austria (en ese momento parte de Alemania).

Esta se trató de la segunda ocasión en dos años que el estado francés devuelve el arte despojado por los nazis a una familia en tiempos modernos. En 2016 entregó otra pintura del siglo XVI , “Retrato de un hombre”, del maestro holandés Joos van Cleve.

Las pinturas de Patinir pasaron casi 7 décadas en las colecciones estatales francesas después de que fueron recuperadas en Munich tras finalizar la Segunda Guerra Mundial.

Más de 30 pinturas robadas han sido exhibidas en el Louvre desde diciembre pasado para aumentar la conciencia pública sobre el tema y con la esperanza de que sus dueños originales puedan recuperarlas.

Francia ha intensificado sus esfuerzos para devolver el arte saqueado durante la Segunda Guerra Mundial a sus legítimos propietarios, utilizando incluso expertos en genética para localizar a las familias.

Se cree que hasta 100 mil obras de arte y millones de libros fueron robados de judíos franceses o judíos que habían huido a Francia antes de la ocupación alemana.

 

Vía Agencia AFP / Enlace Judío

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here