Falleció el ex camarista federal Leopoldo «Polo» Schiffrin

El ex camarista, académico y destacado jurista, Leopoldo Schiffrin falleció a los 81 años de edad habiendo tenido un fuerte activismo, desde el Poder Judicial, con los delitos de Lesa Humanidad cometidos durante la última dictadura militar en nuestro país. Tanto es así, que durante ese período negro de nuestra historia reciente, se tuvo que exiliar a Alemania y con la vuelta de la democracia retornó al país en un puesto central que le permitió trabajar en los protocolos y cambios legislativos para que se pudiera llevar adelante el recordado Juicio a las Juntas Militares.

Schiffrin comenzó su carrera en el Poder Judicial: ingresó a la Procuración General en 1955 durante la gestión de Carlos Gabriel Delfino, luego fue auxiliar hasta ser secretario letrado. Tuvo un breve pasó por el Ministerio del Interior en 1972 y, al año siguiente, volvió a la Procuración General para colaborar con el jurista Enrique Carlos Petracchi. Tras un largo exilio en Alemania durante la dictadura militar, volvió a la Argentina para desempeñarse como Secretario de Interior de la Corte Suprema de Justicia de la Nación siendo designado por el presidente Raúl Alfonsín en el cargo que hoy ocupa en 1987, según destacó la diputada nacional, Elisa Carrio, amiga del camarista, que decidió homenajearlo recordando la obra que dejó en todos los estamentos de la Justicia.

Tras el regreso de la democracia fue asesor de la subsecretaría Legal y Técnica. Desde allí, trabajó en el protocolo y los cambios legislativos que permitieron llevar adelante el juicio a los militares. Pero dejó el máximo tribunal de Justicia por la «indignación» que sintió la aceptación de la Ley de Obediencia de Vida y Punto Final que fue derogada por el ex presidente, Néstor Kirchner.

Este ex juez, también, es recordado por que en 1987 fue el primer juez en otorgarle la extradición al criminal de guerra nazi, Josef Schwammberger. En Alemania fue condenado a cadena perpetua por reiterados homicidios durante la Segunda Guerra Mundial y en su fallo el juez remarcó el «odio racial que este criminal nazi tenía contra los judíos». En este fallo, Schiffrin estableció la «imprescriptibilidad de los crímenes de lesa humanidad».  Tras varias apelaciones por parte del abogado de Schwammberger, la Corte Suprema de Justicia determinó la extradición de este criminal nazi para que sea juzgado en su país, dado que el 19 de marzo de 1949, abordó un barco en Marsella que se dirigió a Buenos Aires y se radicó en nuestro país tras la finalización de la guerra.

Su extensa carrera es recordada por sus colegas y amigos por ser una persona que siempre obró por los derechos humanos; a partir de 1998 realizó los primeros Juicios de la Verdad en la Ciudad de La Plata y fundó e integró la Comisión Provincial de la Memoria.

Hace muchos años se desempeñaba como camarista de la Sala II de la Cámara de Apelaciones de La Plata, pero el año pasado tras la decisión de la Corte Suprema de Justicia de validar el límite de 75 años de edad que la Constitución Nacional establece como límite para el ejercicio de la función judicial, en un fallo que implica que aquellos funcionarios que deseen continuar en el cargo deben ser designados nuevamente por el Poder Ejecutivo con el acuerdo del Senado de la Nación. Por este fallo, el ex juez Schiffrin le presentó su renuncia al presidente de la Nación, Mauricio Macri, quien la aceptó.

DENUNCIA DE ALBERTO NISMAN Y LA POSICIÓN DE SCHIFFRIN:

En el año 2015, cuando el juez federal Daniel Rafecas desestima la denuncia que había presentado el ex fiscal de la UFI-AMIA, Dr. Alberto Nisman, días antes de aparecer asesinado en el baño de su departamento de Le Parc. El académico y ex camarista escribió un artículo en la revista La Ley bajo el título de: «Sobre la tentativa en el delito de encubrimiento». Allí  sostuvo que Rafecas estaba equivocado, que la argumentación de Nisman era sólida y que merecía, como mínimo, ser investigada. También, ese extenso texto, se refiere que los delitos de lesa humanidad al ser imprescriptibles lo que significa que tales delitos no son «ni indultables, ni amnistiables, y que no cabe reconocer efectos al simple archivo de la denuncia».

Fuentes: Medios Nacionales y medios de La Plata

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here