Román Abramovich, dueño del Chelsea, hizo Aliá

El magnate ruso Román Abramovich se convirtió este lunes en ciudadano israelí y en el hombre más rico de dicho país. A partir de la Ley del Retorno, en la cuál expresa que todos los judíos del mundo tiene derecho a vivir en Israel, el ministro de Interior lo recibió y le entregó sus documentos que acreditan su ciudadanía israelí.

Abramovich se encontraba en Moscú luego de que el Reino Unido no le renovará de forma automática el permiso especial de residencia en calidad de inversor destacado del Reino Unido. Los medios de comunicación israelíes sostienen que hace ya un tiempo el magnate ruso deseaba emigrar al Estado Judío. En 2015 adquirió por 26 millones de dólares un hotel exclusivo en el distrito de Neve Tzedek en la ciudad de Tel Aviv. El edificio está próximo a la costa mediterránea y ha sido restaurado para convertirse en residencia permanente del mannager del club inglés, quién se caso en terceras nupcias con la galerista rusa Dasha Zhukova de 36 años de la cuál se divorció en 2017.

Con una fortuna estimada en unos 10.000 millones de euros, la revista Forbes le sitúa en el puesto 139 entre los más ricos del planeta, en el 12º de Rusia, y ahora también el primero de Israel. Ha visitado con frecuencia el Estado judío donde ha diversificado sus participaciones en empresas emergentes del sector de las nuevas tecnologías, entre las que destaca una inversión de 30 millones de dólares en un centro de nanotecnología de la Universidad de Tel Aviv. Su actividad filantrópica le ha llevado también a donar equipos de medicina nuclear al hospital Sheba de la metrópoli costera israelí.

Todavía no esta claro por qué el magnate ruso debió hacer Aliá desde el Reino Unido. Lo que se sospecha es que esto sea parte del conflicto diplomático que entablan Rusia y Gran Bretaña tras el envenamiento del doblo agente ruso, Serguéi Skripal y de su hija Yulia, el pasado marzo, lo que desató un conflicto diplomático que aún no ha finalizado. Abramovich construyó su fortuna con las privatizaciones del sector energético de la ex Unión Soviética, y en la actualidad, mantiene un estrecho vínculo con el presidente de Rusia, Vladimir Putin. Es más, debido a residencia permanente vencida no pudo asistir a la victoria del Chelsea frente al Manchester United en la Copa Inglesa en el Estadio de Wembley.

Fuente: El País

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here