Emprendimientos israelíes se unen para incorporar trabajadores religiosos y árabes en empresas de tecnología

El sector de alta tecnología de Israel es una historia de éxito y un motor importante de la economía. Este sector emplea cerca del 9% de la población trabajadora y ofrece algunas de las posiciones mejor pagadas en esta nación de emprendimientos. Pero el auge de la industria encara algunos problemas, por lo que la Autoridad de Innovación de Israel advirtió el año pasado que el sector pronto enfrentaría un déficit en su mano de obra.

(Vía Aurora)

Para solventar el problema la organización sin fines de lucro Start-Up Nation Central (SNC) presentó la semana pasada un programa destinado a incorporar trabajadores árabes y ultraortodoxos calificados en el sector de tecnología, en vista de que una encuesta realizada por SNC, Fundación JP Morgan Chase e Israel Advanced Technology Industries arrojó que en el sector tecnológico existen hasta 15.000 puestos vacantes.

El programa, denominado Excellenteam, cuenta con el apoyo de una coalición de ONG israelíes, compañías de alta tecnología, filántropos y líderes gubernamentales y tiene su sede en Jerusalén. Excellenteam se centrará en los graduados en Ciencias de Computación de ambas comunidades para brindarles capacitación, experiencia en resolución de problemas, exposición en la industria, y asesoramiento en el desarrollo de habilidades sociales y para ubicarse en puestos de relevancia en las compañías tecnológicas.

Mientras el país sufre de un déficit crónico de trabajadores en las empresas de alta tecnología, las comunidades árabes y ultraortodoxas de Israel están muy poco representadas en este sector de innovación. Según la investigación de SNC, la población ultraortodoxa representa solo el 2% de la fuerza laboral del sector y la población árabe el 3%.

Excellenteam, luego de su lanzamiento el jueves pasado en Jerusalén, ha iniciado el programa con una población compuesta por 37% árabes y 24% ultraortodoxos, quienes fueron absorbidos por la empresa desarrolladora de sensores Mobileye, adquirida por $15 mil millones el año pasado por Intel, un socio clave del programa.

El presidente israelí Reuven Rivlin participó en este lanzamiento, ya que su oficina está apoyando el programa como parte de su iniciativa de empleo Tikva Israelit (Esperanza israelí), que fomenta una mayor sociabilidad y asociación entre los cuatro grupos más importantes de la sociedad israelí (laicos, religiosos, ultraortodoxos y árabes).

El programa piloto cuenta con el respaldo del Ministerio de Asuntos y Patrimonio de Jerusalén, la Autoridad de Desarrollo de Jerusalén, Google Israel y Western Digital. SNC actúa como el coordinador general, mientras una serie de prestigiosas start-ups se encargan de diferentes etapas del proceso.

El profesor Eugene Kandel señaló en el evento que “la integración en la tecnología abordará la movilidad social en los grupos de religiosos y árabes y proporcionará a la industria los talentos que necesita para crecer”, y el presidente Rivlin felicitó a los participantes y agradeció a los involucrados, con este mensaje: “Si enfrentamos los problemas juntos, creo que podemos vivir aquí juntos. […] bien si somos judíos, musulmanes o cristianos, aquí todos somos habitantes de Jerusalén, todos somos israelíes”. “Acortar las brechas entre nosotros enviará un mensaje muy potente a la región en el sentido de que la brecha entre israelíes y palestinos también puede ser vencida”, agregó.

El profesor Amnon Shaashua, CEO de Mobileye, vicepresidente senior de Intel y anfitrión del evento, dijo que el proyecto es una oportunidad para contribuir con la economía israelí.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here