Se jubiló el profesor Natalio Steiner tras 39 años: «Hay que tratar de dignificar el rol del docente judío que está muy desprestigiado en la red escolar de la comunidad»

 «Me acabo de jubilar de la docencia, pero no de la educación judía. Seguiré enseñando judaísmo y sionismo a través de mis cursos, charlas, conferencias, ciclos de cine, Periódico Comunidades Plus y también por Internet. Hoy, saliendo de la escuela por última vez, cerré una puerta, pero siento que abriré otra más grande. Han sido 39 largos años en varias escuelas secundarías judías. Han sido casi 7000 alumnos los que han tenido que escucharme o soportarme«. Así comienza la carta que publicó en sus redes sociales el profesor Natalio Steiner, quien después de 39 años se jubiló de la docencia.

El Director del Periódico Comunidades Plus habló esta mañana con Vis a Vis por Radio El Mundo AM 1070 y nos contó sus sensaciones en este momento, el desprestigio del docente de la red escolar judía y también amplió sobre la situación de la comunidad, los medios y su relación con la dirigencia.

Su jubilación

«Es una jubilación en lo formal. Estoy plenamente activo. Más activo que nunca buscando cosas para hacer y sumar. Es una oportunidad que me da la vida y he elegido esta vocación. Siempre dije que pude haber sido profesor de muchas cosas, pero decidí serlo de historia judía porque era mi aporte a la confección de la identidad colectiva del pueblo judío del Estado de Israel y por lo tanto sentí una necesidad que ya venía de la propia educación que recibí en mi hogar y que mis padres recibieron de mis abuelos en la cadena milenaria que no debe cortarse. Traté de ser una pequeña presa en este gran tablero de ajedrez y por sobre todas las cosas traté, y hay que tratar, de dignificar el rol del docente judío que está muy desprestigiado en la red escolar judía tanto por padres, directivos y distintos entes», reflexionó.

El desprestigio al rol del docente

«Es una profesión que socialmente está desprestigiada. No hace falta que lo diga, ya que lo estamos viendo y viviendo cuando todavía no se ha cerrado la paritaria de los docentes de la Provincia de Buenos Aires en un contexto hiperinflacionario o inflacionario como el que tenemos. Históricamente, desde que uno empezó a trabajar, se dio cuenta que la profesión como docente es tomada como un descarte», explicó, y agregó: «¿Quién va a lidiar con los alumnos? Alguien que no quiere aguantar una carrera como ingeniería, abogacía o medicina. Hay un desprestigio social. A eso hay que sumaroe que en los últimos 7 u 8 años en particular tenés una invasión tecnológica que por un lado es beneficiosa y por otro lado es perjudicial. Hoy entrás a clase y debes luchar con diez mil factores para que te presten atención. El rol del docente ha quedado desprestigiado por muchos factores y ha quedado desprestigiado porque desde los hogares se cubre y se encubre mucho más al alumno, se ha quebrado la relación escuela-docente-padre como un triángulo de contención del alumno. Vemos cada vez más hechos de violencia en distintos lugares de alumnos contra docentes del país y en el mundo. A eso me refiero con desprestigio», sentenció.

Sus inicios en la profesión

«Cuando empecé, hace 39 años atrás, naturalmente era mirado como un bicho raro porque que un varón se dedique a la docencia era más difícil, pero fue una de las formas que tuve de transmitir la identidad judía de la cual me siento sumamente orgulloso y no solamente debe ser portada sino que debe ser luchada en el sentido de ser transmitida y esclarecida porque estamos viviendo en un mundo muy oscuro en donde las amenazas contra el judaísmo son cada vez más siniestras. La amenaza principal que tenemos es la ignorancia del judaísmo, del sionismo, de la historia judía, de lo que es el Estado de Israel. Esto no se percibe en los grandes medios y los chicos llegan desinformados», subrayó.

Sobre su carrera, Steiner contó: «En ORT empecé a dar clases hace 33 años. Empecé la docencia hace 39 años.»

Los medios comunitarios judíos

«Con respecto al periodismo judío, por supuesto que era muy diferente a lo que es hoy día. En primer lugar, no existía internet y eso ya de por sí generaba que la gente busque más lectura por un lado, los informativos y los dos o tres programas radiales que había en la Argentina que hoy ya no están. Tampoco existían programas radiales como están ustedes en Radio El Mundo (Vis a Vis), que han logrado un espacio tan singular e importante, sino que nos manejábamos en espacios muy independientes. Yo tuve programas radiales y televisivos en canales de cable con respecto a estas temáticas judías. Hubo medios gráficos bastante importantes en cuanto a medios intermedios. No me refiero a una difusión masiva, pero con fuerte componente ideológico. Había un público mucho más árido porque había mucha más ideologización de la Comunidad Judía. Hoy en día notamos una gran indiferencia y solamente notamos preocupación en la comunidad cuando sucede algo con los judíos en Israel, en Francia o en Bélgica, pero no notamos que el judaísmo en general, salvo algunos sectores, se involucre en forma activa, comprometida y permanente. No hay interés en los sectores amplios de instituciones para apoyar a medios judíos», enfatizó.

«Deberíamos hacer hincapié en la dirigencia comunitaria para que entienda que los medios comunitarios son fundamentales porque evidentemente desde el atentado contra la AMIA en adelante pareciera que el lugar de la prensa comunitaria ha sido empujado a un costado y lo que vale es la aparición de los medios masivos de comunicación, se le ha quitado toda importancia y se ha minimizado la ayuda económica. Tenemos muchos desafíos por delante, mucho para hacer. No somos Clarín, Página 12, La Nación o Infobae. Somos todos medios muy pequeños que luchamos de alguna forma para llevar un poquito de luz en tanta oscuridad, pero cuando surgen estas cosas somos vitales, trascendentes y debemos informar y esclarecer de la mejor forma posible. Para eso necesitamos capacidad de trabajo, necesitamos apoyo, necesitamos que se considere hacer periodismo independiente, que no significa hacer un periodismo sometido a los dictados del poder sino tener una mirada crítica y enfocar los temas comunitarios de la mejor forma y amplia posible», sentenció.

Las divisiones en la comunidad

«Hay grietas, no hay que taparlas bajo la alfombra, hay que explicar y generar debates. Hay que hablar los problemas porque se trata de mejorar la comunidad judía».

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here