Marisa Braylan: «El antisemitismo en Argentina aumentó, pero es de baja violencia en comparación con Europa»

La directora del Centro de Estudios Sociales de la DAIA, Marisa Braylan, dialogó esta mañana con Vis á Vis por Radio El Mundo AM – 1070 acerca del aumento del antisemitismo en la Argentina, la forma de combatirlo, cómo se trabaja este aspecto en las redes sociales, las capacitaciones que brindan desde la institución y, además, se refirió a los documentos que muestran el apoyo que le brindó el país a los nazis.

«El Centro de Estudios Sociales de la DAIA es el departamento que cumple la misión institucional a través de actividades académicas tal como investigaciones, documentales, capacitaciones, publicaciones y asesoramiento a investigadores, entre otras cosas. Canalizamos la misión de la DAIA que es la lucha contra el antisemitismo y toda forma de discriminación a través de actividades más de tipo pedagógicas. De esta manera acompañamos o complementamos lo que es la tarea política de la DAIA, la cual asume como paraguas político representativo de toda la comunidad. El Centro de Estudios Sociales acompaña con productos o con acciones concretas que tienden a dar cumplimiento a ese objetivo», expresó.

Sobre el modo en que funciona el CES, contó: «La materia prima del informe son las denuncias. Nosotros no salimos a buscar los hechos sino que alguien tiene que advertir la presencia de un acto antisemita y denunciarlo. Esto es como sucede en el mundo del derecho penal. Suceden muchas más cosas de las que se denuncian. Nosotros sabemos que, en ese sentido, el informe tiene una restricción de parcialidad porque no todo lo que sucede se denuncia, pero aún así, en lo que sí se denuncia de un año al otro, ha habido un incremento y estamos especialmente preocupados con respecto a lo que pasa en el mundo virtual».

Además, agregó: «El aumento se dio casi en el 100% y se dio en ese plano que es el de los comentarios. Las redes son el vehículo de comunicación más habitual que existe hoy en día. El crecimiento del antisemitismo puede estár ligado a un hecho puntual, pero también sucede en forma regular.  Tiene que ver con el impacto de lo mediático. En toda red en la que la comunidad Judía, por el motivo que fuere, tiene alguna aparición se ven muchísimos comentarios antisemitas. Sea por recordar una efeméride, porque hubo un hecho político, un hecho cultural o un aniversario. El antisemita de paso que leyó la nota, va a hacer el comentario, se van a prender otros a responderle y si uno va siguiendo toda esa cadena discursiva va encontrando un montón de expresiones antisemitas y eso aumenta por supuesto toda vez que la comunidad judía aparece en los medios. A veces es de la nada. Hay un montón de páginas y un montón de gente que tiene la iniciativa de ser antisemita sin que nada lo motive».

«En el último informe que fue en el 2017 no hubo ningún conflicto en particular durante todo ese año en Medio Oriente. De todos modos, tenemos registrados ya 20 informes que hemos presentado en el que se ve que habitual responsabilizar acerca del conflicto en Medio Oriente a la comunidad judía de Argentina. Es decir, se acusa que la política que el Estado de Israel aplica a su conflicto con los palestinos es de todos los judíos del mundo. Todos son responsables por esas elecciones. Esa es la excusa que abre la canilla para muchos discursos antisemitas muchas veces. ‘Le hacen eso a los palestinos porque son tal y tal cosa’, y pueden llegar a los discursos de Hitler, al discurso del medioevo.  Te diría incluso que es un antisemitismo de muy bajo nivel de violencia comparado con lo que está pasando por ejemplo en Europa. Si bien por un lado puedo decir que se incrementó, por suerte en un antisemitismo de baja violencia o sea no hay violencia física, no hay homicidios, no es tan peligroso como en otros países de Europa salir con alguna identificación visible de judaísmo como puede ser una Kipá. Podemos decir que en estos últimos años se mantiene más o menos el número y la intensidad de antisemitismo. No puedo decir que es un país (Argentina) antisemita de ninguna manera como tampoco podría decir que es un país racista en general. Si revisamos las redes también se escriben y se comentan barbaridades respecto de otros grupos vulnerables como las mujeres o los grupos originarios. Si se rastrea detenidamente los comentarios que salen se verá que son agresivos hacia esos grupos. Lo que sí creo es que frente a determinadas motivaciones, sobretodo con la impunidad y la cobardía de hacerlo frente a una computadora, salen comentarios que capaz que en otro contexto la gente no haría . Sí tenemos que estar atentos y prevenir si tomamos en cuenta un pasado que en su matriz pudo haber tenido simpatía con el régimen Nazi. También tengo que decir que se trabaja mucho con el tema de la diversidad para que no lo vivamos como una tragedia», aseguró.

«El informe es un libro, es algo físico. Se reparte en escuelas, bibliotecas públicas y privadas. Se entrega toda vez que la DAIA hace un evento público. Es uno de nuestros principales vehículos de comunicación porque ahí está la misión concreta máxima que instala a la institución como referente hace años de esta problemática y el haberlo hecho sistemática e ininterrumpidamente durante dos décadas nos da la herramienta de diagnóstico más ajustada de lo que pasa y de cómo podemos diseñar políticas para prevenirlo y para sancionarlo. Este informe se sube a nuestra página y tiene acceso y posibilidades de consulta todas las personas que puedan estar frente a una pantalla», reveló y agregó: «Si vos tomás los primeros informes verás cómo fuimos ajustando la forma de hacerlos. No es que del año 1998 que empezamos al 2018 aumento el antisemitismo de una manera terrible porque el registro era mucho más pobre, ya que recién empezábamos. Era como una prueba piloto y no existían las redes. Existían otros formatos y me acuerdo que al principio la gran preocupación eran las pintadas callejeras. Hoy en día por una cuestión de sentido común quién va a agarrar e ir a comprarse un aerosol y mancharse las manos, exponerse a pintar cositas en la vía pública cuando lo pude hacer en pijama en su casa mirando una pantalla, llegando a un montón de personas a la vez, contagiando malos pensamientos a un montón de personas y es mucho más fácil y perfecto si tenes ganas de hacer daño. Entonces la tecnología puso a todos en otro lugar general en la forma de comunicación, en la forma que nos acercamos al otro y en realidad no nos estamos acercando. Cuando uno analiza sociológica y jurídicamente también lo que es el vínculo con el otro inevitablemente tiene que poner en el medio la pantalla de un celular. En este sentido tenemos que trabajar muy fuerte. De hecho es el objetivo a partir de ahora con mucha más fortaleza. Vamos a seguir trabajando en el diseño de estrategias para las redes que tiene grandes lagunas jurídicas, ya que ni el derecho todavía pone en marcha al ritmo que requiere esta problemática», expresó.

Sobre las capacitaciones que brinda la DAIA expresó que «hace ya más de 8, 9 años que desde el Centro de Estudios Sociales damos el programa Convivencia que está dirigido a adultos y en el mismo formato el programa ‘Mi Compromiso con la Diversidad’ que está dirigido a niños. En todos estos años les hemos dado por lo menos a más de mil escuelas, decenas de empresas y a más de 50 organismos del estado estas capacitaciones que son de sensibilización y que se trabajan desde las emociones y desde la motivación con recursos pedagógicos que tienen que ver con lo audiovisual. Se trabaja en el formato de taller. Con los chicos más que nada se ha realizado en el tema del bullying y del cyberbullying. Se ha trabajado en las provincias con fuerzas de seguridad, escuelas que están en realidades completamente distintas que a una escuela de la capital. Es tan transversal la problemática que no hay espacio, no hay lugar en la que algo no se mueva y permite a la gente parar, pensar, dejar el celular, dejar la tele o dejar las pantallas. Yo soy una convencida que si uno no empieza por las propias miserias que tenemos es muy difícil poder llegar al otro. Nuestro equipo de capacitadores, Verónica Constantino, que es investigadora del Centro de Estudios Sociales, y yo somos quienes vamos llegando a todos estos lugares a dejar un mensaje de reflexión, de dialogo, de acompañar al otro. Nadie nace odiando a nadie, los bebés no odian, a odiar se aprende. Entonces nosotros tenemos la posibilidad de desandar el camino del odio a través de la palabra y a través de la desensibilización vamos a lograrlo».

Con respecto a los documentos que muestran el apoyo que le brindó el país a los nazis dijo que «el proyecto Testimonio arrancó en el año 1992, ya que aquel momento fue durante el gobierno de (Carlos) Menem que se abrieron los archivos por primera vez. La DAIA a lo largo de diez años a partir de ahí armó un archivo mucho más artesanal, con papel. Sacábamos fotocopias y los reproducíamos en las mismas cajas documentales dentro de la oficina. La novedad de esto último que se firmó este año es que pasó a ser todo digital entonces se amplió la cantidad de documentos y por supuesto el acceso a la información es muchísimo más cómodo. Muchas cosas ya se sabían y ahora estamos en la búsqueda, en la exploración, de nuevos documentos que nos iluminen. Durante el ascenso, la permanencia y la caída del nazismo en Europa ingresaron muchos a Argentina. Como contrapartida había una política migratoria, discriminatoria y racista hacia los perseguidos judíos sabiendo en qué situación se encontraban. En la mirada de esta documentación, uno puede hacerse un esquema ideológico de  la situación de lo que pasaba en ese momento. De hecho la Argentina fue neutral en la Segunda Guerra Mundial, fue neutral hasta el último momento y la neutralidad es una declaración de principios».
«Nunca a nivel de Comisión Directiva hubo intromisión en nuestra tarea. Siempre el tema del antisemitismo es indiscutible, no hay discusión alguna si hay que trabajarlo o no hay que trabajarlo. La propia tarea se va asentando y recibimos el apoyo de las distintas comisiones directivas que van ingresando a la institución. En ese aspecto, siempre se ha trabajado en equipo con apoyo, confianza y sabiendo que es un instrumento que ya está instalado en la sociedad a nivel nacional y a nivel regional porque no hay otro informe parecido en toda Latinoamérica, en todo lo que sería de habla hispana. Es referente también para el Departamento de Estado de Estados Unidos y para todo lo que tiene que ver con libertad de culto. Es referente también para Israel. Es decir que desde ese punto de vista es que todas las comisiones directivas que he visto pasar siempre apoyaron este proyecto porque es uno de los pilares que tiene la institución», finalizó.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here