Muchos judíos británicos están pidiendo ciudadanía en Alemania, de donde sus abuelos...

Muchos judíos británicos están pidiendo ciudadanía en Alemania, de donde sus abuelos apenas lograron escapar con vida.

Portugal solía ser poco más que un destino vacacional soleado para Adam Perry, un londinense de 46 años que trabaja en adquisiciones.

Pero tras la votación del Reino Unido de 2016 para abandonar la Unión Europea, Perry, que es un judío sefardí, solicitó la ciudadanía en la nación ibérica. Desde 2015, la legislación allí y en España permite la naturalización de los descendientes de refugiados perseguidos hace 500 años.

En medio de la creciente incertidumbre sobre Brexit, cuya fecha límite es el 29 de marzo (por ahora), solicitar convertirse en ciudadano portugués “fue una decisión pragmática“, dijo Perry, cuya hija de 5 años también puede naturalizarse una vez que se apruebe su solicitud. Pero, agregó, fue “también una forma de acción de protesta contra el Brexit, con la que estoy totalmente en desacuerdo“.

Perry es solo uno de los miles de judíos y no judíos británicos a quienes Brexit les ha llevado a solicitar la ciudadanía en otros estados miembros de la Unión Europea, especialmente en los países de donde sus antepasados ​​habían huido para escapar de la persecución.

Portugal, por ejemplo, el año pasado experimentó un aumento del 25 por ciento en la naturalización por parte de los ciudadanos británicos, aunque solo unas pocas docenas de los 3,832 británicos que se convirtieron en portugueses el año pasado eran judíos sefardíes. Los otros son en su mayoría no judíos que han estado viviendo en Portugal como residentes el tiempo suficiente para obtener la ciudadanía.

Muchos más judíos británicos se están convirtiendo en ciudadanos de Alemania, de donde sus abuelos apenas lograron escapar con vida.

Cientos de ellos han pedido ayuda a la Asociación Británica de Refugiados Judíos, un grupo fundado en 1941 por judíos que huyeron del Holocausto a Gran Bretaña, según su director ejecutivo, Michael Newman.

“Somos muy conscientes de la ironía de la situación“, dijo. “Es uno de los muchos resultados inesperados de esta cosa caótica llamada Brexit“.

Desde el referéndum del Brexit en junio de 2016, la embajada alemana en Londres ha recibido más de 3.380 solicitudes para restaurar la ciudadanía alemana en virtud del artículo 116 de la Constitución alemana para los descendientes de personas perseguidas por el partido de Adolf Hitler. En años anteriores, solo se hacían anualmente unas 50 solicitudes de este tipo.

Para algunos solicitantes, convertirse en alemán es una decisión puramente pragmática.

Gaby Franklin, escritora y diseñadora de interiores, describió que obtener un pasaporte alemán era como “una póliza de seguro” en una entrevista publicada este mes con Politico. Más allá de los problemas de propiedad de los activos familiares en Francia, dijo: “No sabemos cómo serán los arreglos de viaje“. Los países de la UE renuncian a las regulaciones de visa y pasaporte para sus ciudadanos dentro del bloque y con algunos países extranjeros.

Jerusalén Post/Enlace Judío

Sin comentarios

Deje una respuesta