La peligrosa naturalización del antisemitismo en las escuelas. Por Gustavo Szpigiel

La peligrosa naturalización del antisemitismo en las escuelas. Por Gustavo Szpigiel

Hace unos días estudiantes de sexto año de una escuela privada de la localidad cordobesa de Santa Rosa de Calamuchita se fotografiaron haciendo el saludo nazi dedicado a un curso de otro colegio. La imagen, además, se divulgó en redes sociales con la leyenda “heil Hitler”.

Según se supo, la foto fue tomada en el patio del Instituto San Francisco de Asís, donde un grupo de alumnos enviaron ese saludo para “amigarse” con otros estudiantes de una escuela de Villa General Belgrano, que estaban en conflicto. También en Córdoba la pintada nazi aparecida en el colegio Zípoli  en la pared con el dibujo  de una bandera de la Alemania nazi gobernada por Hitler con la cruz esvástica y la leyenda “acá estamos”.

Años anteriores se recolectaron denuncias dentro de las facultades de la UBA. Todas relacionadas con pintadas esvásticas dentro de los establecimientos. Algunas, además, con frases como “Haga patria mate a un judío” o “Muerte a los putos/tortas/homosexuales y travas”. Otras dos ocurridas en baños de escuelas secundarias de la capital federal. Lo sucedido en Bariloche con el Colegio Sedalo de Lanús, o la cuenta de instagram del colegio aleman y  hay que agregar el caso de la docente en Mar del Plata que defendió a Hitler en el aula mientras daba clases de Historia.

Tambien en Neuquen, Río Negro y en escuelas de la Provincia de Buenos Aires fueron escenarios de hechos antisemitas en nuestro país. Es un alerta no solo para nuestro país; las autoridades de los Estados Unidos también estan profundamente preocupadas por el brote antisemita en las escuelas. Ya naturalizado

Una esvástica formada por copas de plástico, rodeada de estudiantes que hacen el saludo nazi y subrayada por la leyenda “Jaula de rabia alemana» (“cerveza alemana pong” es el juego de lanzar una pelota de ping-pong en vasos llenos de alcohol). Esta foto , tomada el primer fin de semana de marzo en una fiesta en Costa Mesa, California, recorrió rápidamente las redes sociales en los Estados Unidos. Ante la indignación de muchos usuarios de Internet, algunos de los jóvenes de la foto se disculparon, otros describieron su comportamiento como una “broma”, pero todos niegan cualquier pertenencia o tendencia nazi.

 

Las dos escuelas involucradas establecieron directamente una investigación para castigar a los alumnos, menores de edad, de este comportamiento. Y la preparatoria Costa Mesa organizó una reunión con Eva Schloss, media hermana de Anne Franck y sobreviviente del Holocausto. Durante esta reunión, los jóvenes nuevamente se disculparon y aseguraron “No haber pensado en el momento”, le dice a Release Peter Levi, Director Regional de la Liga Antidifamación para el Condado de Orange (ADL). Esta falta de reacción le preocupa particularmente. “Cuando los jóvenes no piensan, hay una normalización de los actos antisemitas. Y este es un fenómeno que crece en los Estados Unidos, especialmente en las escuelas, continúa Peter Levi.

94% de aumento en las escuelas

Este comportamiento no está aislado y el antisemitismo es cada vez más común en las escuelas y universidades estadounidenses. Las esvásticas etiquetadas en las puertas de los inodoros, volantes antisemitas que niegan la existencia del Holocausto, acosan a los estudiantes judíos, apoyan a Hitler … La lista es larga y muestra un creciente antisemitismo en las escuelas, que informa el aumento de la actividad de odio entre todos los grupos sociales, según el último informe de la LDA . En 2017, la organización registró 457 incidentes antisemitas en escuelas, en comparación con 235 en 2016 y 114 en 2015, un aumento del 94%.

 

Las instituciones y escuelas judías también han visto duplicada su cantidad de incidentes. La mayoría de los actos denunciados son vandalismo, luego vienen los casos de acoso, muy lejos de los ataques. Sin embargo, Peter Levi teme que estos incidentes sean solo los “Fundamentos de un problema mucho más grande. El Holocausto no se realizó en un día, se basa en siglos de antisemitismo. Hoy estamos presenciando el mismo proceso de odio creciente “. Un proceso de odio que podría ser la fuente de un aumento en actos de violencia similares al bombardeo de la sinagoga de Pittsburgh. El ataque, que causó once muertes en octubre, siguió siendo el más letal en los Estados Unidos contra las comunidades judías.

 

No hay países antisemitas, hay antisemitas de ayer y de hoy que siembran el terreno de odio al judío para que los jóvenes del mañana lo naturalicen. Ese es el verdadero peligro.

Autor: Gustavo Szpigiel

Director de Vis a Vis

Fuente de Información EEUU: CFCA

Sin comentarios

Deje una respuesta