«Desde Egipto hasta la Luna». Por Lic. Uriel Aiskovich

0
89

Comentario del Shabat Hagadol

Para la historia del pueblo de Israel y de la humanidad, el día de ayer, marcó un antes y un después. Nuestra historia como pueblo comenzó desde el lugar más humilde y bajo: como esclavos del principal imperio de la época. Y ese pueblo de esclavos fue el primero en luchar y liberarse contra la opresión para recibir lo más sagrado: un texto. Miles de años atrás cuando ni la vida, ni la educación, ni la formación, la ética o el desarrollo, eran siquiera valores, los antiguos hebreos recibieron dos valores principales: la libertad y el texto. De allí en adelante hubo épocas gloriosas, y también, grandes adversidades. Pero ni en los mejores momentos, ni en los peores, se olvidaron esos valores: luchar y preservar la libertad, la educación y el texto como lo más sagrado. Aún en las peores épocas de la inquisición en Sudamérica y Europa, se siguió celebrando Pesaj, a escondidas, para recordar el valor de la libertad, y se siguió estudiando, enseñando y transmitiendo. El sionismo logró unir las dos grandes aspiraciones de libertad y conocimiento en la concreción del Estado de Israel. Estado que une democracia, diversidad y libertad, aún rodeado por numerosas tiranías, y el valor de la educación, el conocimiento y la innovación.
El día de ayer, 6 de Nissan de 5779, y 11 de Abril de 2019, marcó un punto central en esta historia. Aquel pueblo que inició su camino siendo denigrado por la opresión de la esclavitud, y al se le enseñó que no hay nada más sagrado que la libertad y la educación, logró salir de la tierra y alcanzar la luna.
La nave Bereshit llevaba como insignia “un pequeño país, grandes sueños”. Adentro una copia de la Torá, de poemas, del Hatikva, y algunos mensajes. Solo alguien libre puede soñar en grande, sólo un pueblo que consagre el texto y la educación, puede plantearse que lo más importante a llevar al espacio exterior son sus libros.
La nave no logró alunizar, quizás como aquel ritual que tenemos en una Jupá, boda judía. En el momento de más alegría, para el novio y la novia, hay que recordar, enseñan nuestros Sabios, que el mundo aún no es perfecto y que requiere de nosotros para mejorarlo. Este proyecto espacial fue el primero, y sabemos que muchos nuevos han de venir.
Este Shabat es denominado por nuestros maestros como “Shabat Hagadol”, el Shabat Grande. El motivo es que es el Shabat previo a la celebración de Pesaj, la salida de Egipto y el comienzo de la libertad. Este Shabat que en breve empezará, marcará la tremenda expresión de libertad, de haber pasado de Egipto a la Luna. Y como ayer recordó Bibi Netanyahu citando a Hertzl “Si lo queréis, no será una leyenda”. Libertad para soñar en grande, sabiduría para aprender, humildad para intentar y seguir intentando siempre un poco más.

#ParashaSemanal
#ShabatShalom #Iona40Aniversario

Lic. Uriel Aiscovich. Director en Centro Hebreo IONA- Director ejecutivo en Shagriría y en Altneuland

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here