«Tiren Cobardes», se presentó en la Embajada de Uruguay, el libro de Sebastian Panzl

0
281

Organizado por el representante de la DAIA en asuntos diplomáticos, Ariel Blufstein, se realizó en la Embajada de Uruguay en Buenos Aires la presentación del libro «Tiren Cobardes», del joven periodista uruguayo Sebastián Panzl

El evento contó con la presencia del Embajador de Uruguay, Héctor Lezcano, autoridades de la DAIA encabezadas por su presidente Jorge Knoblovits, los vicepresidentes David Stalman y Marcelo Taussik, y el secretario general Alejandro Zuchowicki junto a Gustavo Michanie.

Por la AMIA se hizo presente Gustavo Sakkal al igual que el expresidente de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas, Aldo Donzis, y autoridades del cuerpo diplomático .

En 1942, en plena segunda guerra mundial, un grupo de marinos uruguayos viajaba en un buque mercante hacia el puerto de Nueva York, que fue atacado por las fuerzas italianas. Algunos murieron y otros se salvaron milagrosamente, luego de permanecer varios días a la deriva. Después de mas de 70 años ya nadie recordó esa odisea. «Tiren Cobardes» es una crónica detallada de aquellos episodios.

En la presentación el titular de la DAIA habló sobre la emoción de estar en esta presentación y en esta embajada por lo que significa Uruguay en su vida, ya que fue el país que le dio refugio a su familia cuando llegó escapándose del Holocausto

Vis á Vis dialogó con el autor del libro, de tan sólo 32 años, el periodista Sebastián Panzl, quien explicó qué significa el título del libro, qué fue lo que lo inspiró a escribirlo y en qué momento Uruguay dejó de ser neutral y se involucró.

«‘Tiren cobardes’ es una frase pronunciada por un joven marino uruguayo en el medio del Caribe asustado luego de que el barco que se trasladaba fue atropellado por las potencias del eje y en medio de la desesperación gritó: ‘Tiren nomás cobardes, viva el Uruguay’. Es una frase que resume todo una travesía y una aventura que debieron sufrir un grupo de marinos uruguayos en el año 1942 cuando el barco que se trasladaba desde el puerto de Montevideo a Nueva York para exportar mercadería fue atropellado en un caso por las fuerzas italianas y por las fuerzas nazis. Hubo fallecidos, hubo intento desesperado por sobrevivir luego de varios días a la deriva. Hubo un trato muy condenable en el medio del derecho marítimo de la guerra ante un país neutral como Uruguay que carecía absolutamente de armas. Sencillamente iba a exportar mercadería típicas del momento», expresó.

Panzl agregó: «Lo que me inspiró fue tomar la Segunda Guerra Mundial como marco, con todo el atractivo que tiene. Es muy sencillo explicar esto. Hay muchas novelas, obras de teatro, películas que tiene la Segunda Guerra Mundial como marco. Dejar un poco de lado a los líderes de las naciones, a los líderes de los ejércitos y sino tratar de contarla desde el sufrimiento de unos humildes trabajadores uruguayos que nada tenían que ver en aquel mundo en disputa y sufrieron el odio y la ambición de una guerra ajena».

«Como que el uruguayo con su memoria tiene un papel importante para la sociedad uruguaya, estos hechos como la Segunda Guerra Mundial también es una invitación a eso, a no perder la memoria porque realmente creo que el ‘Nunca Más’ tiene mucho que ver con no olvidar lo que pasó y recordarlo una y otra vez y transmitirlo a las nuevas generaciones», aseguró.

Para finalizar, sentenció: «Ser neutral es tomar un posicionamiento poco comprometido ante un mundo en disputa. En el caso de Argentina todos sabemos lo que pasó. La simpatía que generaban por este lado las potencias del eje fundamentalmente el nazismo. En Uruguay, a pesar de la cercanía, era muy diferente salvo muy contadas excepciones. Los uruguayos estaban muy comprometidos con la causa de los aliados por tradición y por convicciones democráticas. Cuando yo digo esto, siempre alguien del público me dice: ‘Pero el día que enterraron en Montevideo a los tripulantes que murieron hubo parte de los uruguayos que hicieron y levantaron su brazo derecho como seña de fidelidad hacia Hitler’, sí es cierto pero es una extrema minoría. En Uruguay se respiraba un clima a favor de los aliados. Hubo festejos populares cuando ganaron los aliados y puntualmente sobre estos hechos que yo narró en 1942, basta leer los diarios de la época para ver cómo la sociedad se organizaba y condenaba a las acciones de los nazis».

 

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here