El Rab Goldstein, aún herido por el ataque a la sinagoga, no quiso interrumpir la ceremonia por el último día de Pesaj

La última noche de Pesaj en la sinagoga Jabad de San Diego en California, quedará marcada para siempre por un ataque con disparos que dejó una mujer fallecida y tres heridos. Entre ellos, el Rabbi Isroel Godstein quien estaba oficiando una ceremonia. Los disparos atravesaron sus manos que le ocasionaron la amputación de dos dedos.. Aún herido siguió con su servicio y dijo:Un mensaje de todos nosotros en nuestra congregación es que estamos juntos, nos estamos fortaleciendo. Nunca más. No nos puedes romper. Somos fuertes.»

«Mira las caras de tus vecinos, especialmente las que son diferentes a las tuyas. Pregúntales por sus historias. Encuentra espacio para la creencia de que nuestros sueños están entrelazados».

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here