Investigadores israelíes descubrieron una droga para la esclerósis múltiple que ayudaría a los pacientes epilépticos

Investigadores de la Universidad de Tel Aviv descubrieron que un medicamento utilizado en el tratamiento de la esclerosis múltiple puede adaptarse para ayudar a los pacientes con epilepsia.

El desarrollo es significativo porque entre el 30 y el 40% de los pacientes con epilepsia no responden a los tratamientos farmacéuticos disponibles en la actualidad, especialmente los niños con una forma rara y grave del trastorno llamado síndrome de Dravet.

Los hallazgos del equipo encabezado por la profesora Inna Slutsky de la Facultad de Medicina y la Escuela de Neurociencia Sagol se publicaron el lunes en la revista científica Neuron.

El descubrimiento surgió de un gran avance en lo que los investigadores llaman “un enigma de un siglo de antigüedad” que ha desconcertado a los científicos que intentan determinar el mecanismo que regula y asegura la estabilidad de la actividad cerebral.

Si bien las causas de la mayoría de las formas de epilepsia son desconocidas, los científicos saben que las convulsiones epilépticas resultan de una actividad neuronal excesiva y anormal en el cerebro.

Los investigadores dijeron que sus hallazgos pueden servir como base para el desarrollo de medicamentos para una variedad de enfermedades que se caracterizan por una inestabilidad de la actividad cerebral.

“La inestabilidad de la actividad neuronal en varias partes del cerebro es un elemento principal en una amplia gama de trastornos cerebrales, como la epilepsia, el Alzheimer y el Parkinson“, dijo Slutsky.

El equipo de Slutsky descubrió que el gen DHODH es clave para desencadenar la actividad cerebral y que el medicamento Teriflunomida, utilizado para tratar la esclerosis múltiple. Tenía un efecto inhibidor sobre la actividad neural.

Cuando el investigador Boaz Styr dejó la droga con las células cerebrales durante un período prolongado, el nivel más bajo de actividad se convirtió en permanente. Luego, el equipo investigó y descubrió que podían reducir la actividad cerebral acelerada que afecta a las personas con epilepsia.

“Descubrimos un nuevo mecanismo responsable de regular la actividad cerebral en el hipocampo, que puede servir como base para el futuro desarrollo de medicamentos efectivos para la epilepsia“, concluyó Slutsky.

La Fundación del Síndrome de Dravet describe la enfermedad como “una forma rara, catastrófica y de por vida de la epilepsia que comienza en el primer año de vida con convulsiones frecuentes y / o prolongadas“. Los pacientes con síndrome de Dravet requieren atención constante y existe un impacto severo en la calidad de vida, con pacientes que enfrentan una tasa de mortalidad del 15% al ​​20% debido a complicaciones.

 

Vía The Times of Israel / Enlace Judío

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here