Entierran los restos microscópicos de víctimas nazis estudiados por un medico alemán

Entierran los restos microscópicos de víctimas nazis estudiados por un medico alemán

Hermann Stieve conservó muestras de tejido tomadas de cientos de mujeres combatientes de la resistencia que murieron en la prisión de Berlín para su investigación médica

Más de siete décadas después del fin de la Segunda Guerra Mundial, más de 300 diminutos pedazos de tejido humano de prisioneros políticos ejecutados por los nazis fueron finalmente enterrados el lunes en un cementerio de Berlín.

Las muestras, cada una de centésima de milímetros de grosor y aproximadamente un centímetro cuadrado, fueron descubiertas en placas de vidrio microscópicas por descendientes del profesor de anatomía del Tercer Reich, Hermann Stieve.

Stieve diseccionó e investigó los cuerpos de los presos asesinados en la cárcel de Ploetzensee en Berlín, incluidos los de combatientes de resistencia ejecutados, en parte para examinar el impacto físico del miedo experimentado por las mujeres.

Los descendientes de las víctimas asistieron a una ceremonia multirreligiosa, antes de que los restos fueran finalmente depositados en el cementerio de Dorotheenstadt en Berlín.

El sitio del entierro fue elegido ya que allí hay muchas tumbas y monumentos para las víctimas nazis, dijo Johannes Tuchel, director del German Memorial Resistance Memorial Center, que organizó el evento con Charite.

Un miembro del personal del cementerio sostiene una caja con los restos de presos poiíticos del regimen nazi en Berlin, Alemania, el lunes 13 de mayo de 2019. (Foto de AP / Michael Sohn)

Tuchel dijo que las muestras de tejido humano estaban entre “los últimos restos de personas que fueron víctimas del injusto sistema judicial de los nazis … Se les negó una tumba en ese momento, por lo que hoy, el entierro es algo natural“.

Saskia von Brockdorff, cuya madre fue asesinada en Ploetzensee, Erika von Brockdorff, dijo a la AFP que el entierro ofreció un “buen cierre“.

SOGA Y GUILLOTINA

Más de 2.800 reclusos de la prisión de Berlín-Ploetzensee fueron sometidos a guillotina o ahorcados entre 1933 y 1945. La mayoría fueron enviados para su disección al Instituto de Anatomía de Berlín.

Fotografía sin fecha del medico e investigador aleman Hermann Stieve. (CC BY-SA Wikimedia commons)

Stieve fue el director del instituto desde 1935 hasta 1952 y realizó una investigación controvertida sobre el sistema reproductor femenino.

Andreas Winkelmann, a quien los herederos de Stieve le encomendaron la tarea de determinar el origen de las muestras histológicas, dijo que no estaba claro cuántos restos de individuos se incluyeron en el lote de especímenes.

Unos 20 ejemplares vinieron con nombres, otros solo números.

Sin embargo, las pistas han ayudado a establecer un vínculo firme con las víctimas de Ploetzensee.

HUMILLANDO A LAS VÍCTIMAS

De manera crucial para los libros de historia, los restos microscópicos proporcionaron una rara prueba concreta de que los cuerpos de los prisioneros fueron enviados a la disección.

Winkelmann dijo que los nazis habían enviado los cuerpos a Stieve para su disección “no porque quisieran respaldar la investigación de Stieve, sino porque era una forma de volver a humillar a las víctimas“.

El régimen de Adolf Hitler trató de arrojar los restos de los prisioneros ejecutados en fosas comunes sin identificación porque no quería sitios donde los familiares pudieran llorar a las víctimas, y de donde pudieran seguir las manifestaciones políticas.

Entre los ejecutados en Ploetzensee había 42 luchadores de la resistencia del grupo de Orquesta Roja de Berlín, entre ellos la madre de von Brockdorff, Erika.

La prision de Berlín-Ploetzensee el 17 de diciembre de 2019. (CC BY-SA Wikimedia commons)

Se cree que Stieve ha diseccionado al menos 13 de las 18 mujeres ejecutadas que pertenecen al grupo.

Nunca fue acusado de un delito y continuó su carrera médica después de la guerra como muchos otros científicos que colaboraron con los nazis.

Solo los médicos de más alto rango bajo el Tercer Reich fueron procesados ​​en Nuremberg en el llamado juicio de los médicos por la monstruosa experimentación humana y el asesinato en masa bajo el programa de “eutanasia“.

Fuente: The Times of Israel –  Enlace Judío

Sin comentarios

Deje una respuesta