Claudio Avruj: «El 18 de julio de 1994 llegué a mi oficina y encontré un frío papel que decía: ‘llamaron de Buenos Aires, volaron la AMIA'»

0
388

¿Dónde estabas el 18 de Julio de 1994? ¿Cómo te enteraste del Atentado? ¿Con quien hablaste primero? ¿Qué cambió al día de hoy? ¿Cuáles son tus reflexiones a 25 años del atentado?, son las preguntas que le realizó Vis á Vis a líderes comunitarios.

Estas son las respuestas del Secretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación, Claudio Avruj.

¿Dónde estabas el 18 de Julio de 1994 a las 9.53hs?
El 18 de julio de 1994 estaba viviendo en Panamá, era Director Ejecutivo de Bnai Brith para el área del Caribe. A las 9.53 estaba manejando, salía de una reunión con dirigentes

¿Cómo te enteraste del Atentado?
Llegué a la oficina y encontré un frío papel que decía: ‘llamaron de Buenos Aires, volaron la AMIA’. Quien lo escribió supuso que me habían avisado. Panamá es un destino de viaje por múltiples motivos y nosotros en la comunidad judía recibíamos mucha gente. Fue un shock encontrarme con esa nota sin ningún afecto ni contención. No había la comunicación de hoy, el mail era incipiente, el celular algo extraño y la TV por cable con escasa información.

¿Quién fue la primera persona con la que hablaste sobre lo sucedido?
Recuerdo haber llamado a mi madre e inmediatamente a Jorge Burkman, quien era vicepresidente de la Bnai Brith Argentina y a Alfredo Neuburger, director de DAIA, quienes me dieron los pocos detalles de los que disponían. Serían las 10.30hs. de Argentina.

¿Qué cambió y qué sigue igual de ese día a hoy?
Sin lugar a dudas a 25 años estamos en el mismo lugar. Bajo el imperio de la impunidad. Creo que hay una mayor conciencia mundial respecto al terrorismo y considero que hay mayor responsabilidad y compromiso desde el Estado.

¿Qué reflexión te genera que se cumplan 25 años del Atentado?
Cada aniversario debe servir para homenajear, recordar y reclamar. Creo que es indispensable, incluso cuando se logre la ansiada justicia, seguir pensando el atentado en tiempo presente. Así como cada Pesaj tenemos el imperativo de sentir que somos protagonistas del éxodo de Egipto, cada 18 de julio debemos saber que esto nos pasa a nosotros, que el terrorismo es una amenaza real, que también lo es el antisemitismo, que lo es la indiferencia y la indolencia. Que sentir y pensar el bien común no es lo corriente. Solo de esa manera el ejercicio de Memoria se torna potente y sirve para construir una sociedad cada vez más fuerte en valores donde el diálogo, el encuentro y la convivencia pacífica nos guíen e inspiren.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here