Sergio Pikholtz: «Hoy tenemos pilotes, pero seguimos sin tener justicia»

0
231

¿Dónde estabas el 18 de Julio de 1994? ¿Cómo te enteraste del Atentado? ¿Con quien hablaste primero? ¿Qué cambió al día de hoy? ¿Cuáles son tus reflexiones a 25 años del atentado?, son las preguntas que le realizó Vis a Vis a líderes comunitarios.

Estas son las respuestas del presidente de la Organización Sionista Argentina, Sergio Pikholtz.

¿Dónde estabas el 18 de Julio de 1994 a las 9.53hs?
Estaba en el predio ferial de Palermo de la Sociedad Rural. Era en ese entonces ejecutivo de una compañía comercializadora de maquinarias. Todos los años la feria de agricultura y ganadería se hace para esta fecha más o menos y como teníamos un stand me encontraba ahí. En un momento los animales se pusieron muy nerviosos, inquietos, y a los pocos segundos escuché la explosión.

¿Cómo te enteraste del Atentado?
Al rato se corrió el rumor que había explotado la AMIA. Consideremos que no había redes sociales ni internet como ahora. Me fui del lugar a la oficina que quedaba en el centro de la ciudad y en el auto empecé a escuchar las noticias por la radio. Lo escuchaba a Pergolini por Rock & Pop. Luego fue permanecer todo el día pegado a la radio y la televisión tratando de averiguar si alguien conocido estaba justo en la AMIA en ese momento. Días después me enteré que murieron allí los hermanos Schalit con quienes yo había trabajado y que estaba tramitando el entierro de su abuela. También Yanina Averbuch, de Ioná, que es mi comunidad.

¿Quién fue la primera persona con la que hablaste sobre lo sucedido?
No lo recuerdo, sí recuerdo la congoja y la angustia de ese día. A mi papá que no sabía dónde estaba mi hermano más chico, que se fue a Pasteur a ayudar. Son tumultuosos los recuerdos de aquel día.

¿Qué cambió y qué sigue igual de ese día a hoy?
Los pilotes. Antes no teníamos pilotes. Eso cambió. No tuvimos justicia en ese momento, tampoco la tenemos ahora. Eso sigue igual.

¿Qué reflexión te genera que se cumplan 25 años del Atentado?
Que los países sin justicia están destinados a repetir sus historias. Mi reflexión está también con nuestros hermanos no judíos trágicamente hermanados con el pueblo de Israel bajo la mano asesina del terrorismo.
Pienso que la memoria es diferente a la justicia y que deberíamos seguir juntándonos a recordar cada año a nuestros queridos, pero, después de tanto tiempo, ya no deberíamos juntarnos para tener que exigir justicia.
Pienso en el Memorándum como herramienta de encubrimiento.
Sin embargo, a 25 años encuentro algo de redención también.
La encuentro en Gabriela Rodríguez, la protagonista del corto Mamá. Ella tenía sólo 8 meses cuando su madre fue asesinada por el terrorismo en la AMIA. Nos cruzamos días pasados y te aseguro que ella irradia redención.
Y también redime el recuerdo de los bomberos buscando sobrevivientes entre los escombros, y entre ellos un grupito de rescatistas con sus perros, y en el lomo de esos perros la bandera de Israel con el Maguen David recién llegados al país para colaborar con el rescate. Porque somos hermanos y responsables unos por los otros allí donde estemos, no importa la distancia.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here