Waldo Wolff: «No se puede poner cara de circunstancia cada 18 de Julio y luego abrazarse con los países que promueven y cobijan el terrorismo»

1
766

¿Dónde estabas el 18 de Julio de 1994? ¿Cómo te enteraste del Atentado? ¿Con quien hablaste primero? ¿Qué cambió al día de hoy? ¿Cuáles son tus reflexiones a 25 años del atentado?, son las preguntas que le realizó Vis a Vis a líderes comunitarios.

Estas son las respuestas del diputado Waldo Wolff.

¿Dónde estabas el 18 de Julio de 1994 a las 9.53?                                                     Entrenando en Atlanta.

¿Cómo te enteraste?                                                                                                  Me lo dijo el utilero y hablé con él

¿Qué cambió al día de hoy?                                                                                    Cambió todo.

¿Cuales son tus reflexiones a 25 años del atentado?                                                   La impunidad pasó a ser parte de todo un sector de la política argentina que no puede poner cara de circunstancia cada 18 de Julio y luego abrazarse con los países que promueven y cobijan el terrorismo.

1 COMENTARIO

  1. No me puedo olvidar de esa fatídica mañana. Yo era vicerrectora de la Escuela de Comercio Nº2. Estábamos varios integrantes acondicionando el nuevo edificio que se inauguraría en unos días. En eso se oyó una fuerte explosión. Unos sostuvieron que era una explosión de un caño de gas, pero yo percibí la magnitud del hecho y dije: «acá hay algo mucho más grave. Como estábamos a pocas cuadras de la AMIA, Riobamba, entre Tucumán y Viamonte, enseguida estuvimos dentro de la vorágine que se produjo: El sonar de las sirenas que pasaban por enfrente del colegio de contramano y a toda velocidad.
    Ese mismo día nos enteramos que un alumno del colegio, que vivía enfrente de AMIA, había fallecido.
    Como directivo me tuve que hacerme cargo de muchas cosas: visita al hospital San Martín, en donde me enteré de que su mamá también había fallecido; ida al cementerio en la inhumación.
    Por mucho tiempo no podía oír el sonido de las sirenas. Cada vez que me acuerdo me apesadumbra el dolor. Pero siento mas pena al ver que todo ha quedado en la nada. Solo hay que tener voluntad para que esto se aclare y vocación de Justicia.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here