Luis Grynwald: «El objetivo es que Una AMIA represente a todos»

El expresidente de AMIA y fundador de Plural Jai, Luis Grynwald, es uno de los referentes de «Una AMIA», el espacio político que este martes se presentó en sociedad y tiene como objetivo principal la conducción de la mutual.

Después de mucho tiempo sin brindar entrevistas, el exvicepresidente de DAIA habló en exclusiva con Vis a Vis y se refirió a la presentación, los objetivos de esta agrupación y contó quiénes la integran.

¿Qué significa la presentación de Una AMIA?

No es un lanzamiento, es una presentación. Son siete meses de trabajo donde se sentó en una mesa a discutir y a trabajar todo el espectro comunitario de manera muy interesante. Miembros de Comisiones Directivas de clubes, partidos políticos comunitarios, organizaciones sociales, gente que vino por su cuenta, docentes, intelectuales o sea todo aquel que siente a la AMIA como algo importante. Para mí la AMIA es importante y yo siempre digo lo mismo que vi desde la historia de mi infancia: para toda esta gente el objetivo es tener una AMIA que nos enorgullezca, una AMIA abierta, inclusiva, todo lo que ya sabemos y permanentemente se dice. Es el objetivo que nos lleva a trabajar juntos a toda esta gente que en la historia de la Comunidad tuvo diferencias, tuvo peleas y que hoy se han dejado de lado.

¿La representan instituciones o personas que son parte de esas instituciones?

Hay de todo. Hay partido políticos representados por sus presidentes y por sus miembros. Hay instituciones de templos representados por feligreses y por miembros de Comisión Directiva. Hay clubes que están representados por sus presidentes. Hay organizaciones sociales que están representados por miembros de Comisión Directiva y algún presidente. Está la Asamblea Rabínica que está en cabeza de su presidente. Me parece que el espectro comunitario conservador, laico, progresista, cada uno puede poner el titulo que quiera, está todo representado y ojalá pueda sentarse la ortodoxia a la mesa. Queremos que todo el mundo venga a trabajar.

¿Cual es el objetivo final?

El objetivo final podría decir que es que Una AMIA represente a todos. Hoy creo que hay un sector bien ganado, legítimamente, lícitamente, en elecciones democráticas. Creo que no representa a todos, nada más que eso, o sea por eso está toda esta gente que viene de diferentes extractos sentados para poder trabajar. Después las elecciones son las elecciones.

¿Qué diferencias ves desde que vos fuiste presidente de la AMIA a esta realidad que vive el país y en particular la comunidad?

Yo puedo empezar a hablar desde 1993 que fui tesorero de la AMIA. Cambió la comunidad, el país, el mundo, la sociedad. En 1993 cuando yo ingresé a la AMIA por primera vez había 800 personas. El presupuesto solamente alcanzaba para pagar sueldos. El objetivo de la AMIA para la cual fue creada no se podía lograr porque el presupuesto no daba. Se tuvo que reformular todo ese aparato que recibimos en 1993 y después lamentablemente el 18 de julio de 1994 cambió todo el eje de nuestro trabajo. De jugar futbolísticamente los sábados pasamos a jugar los domingos en la primera tapa de Clarín durante muchísimo, muchísimo tiempo. Todo eso y lamentablemente debido a la bomba. Todas las épocas son diferentes. Esa fue una etapa donde la gente colaboró, trabajó, contuvo a la familia. Todo eso para reconstruir el tejido de la comunidad que estaba totalmente dañado. No hay que olvidarse que después de 25 años es fácil. La semana siguiente no sabíamos si los colegios judíos abrían o no. Entonces hay un trabajo. Cada época es diferente. La sociedad argentina cambió. Estos 25 años fueron difíciles. Desaparecieron muchos colegios, desaparecieron institutos, muchos padres no pueden pagar la educación judía. Tenemos que volver a esas fuentes. Tenemos que dedicarnos a las fuentes judías: a la solidaridad, a la educación, el prójimo. Todo eso está escrito, tenemos que implementarlo y trabajarlo.

¿Que posibilidad hay que se salteen las diferencias y que la AMIA sea conducida por una lista de unidad?

Están las puertas abiertas. Nosotros tenemos las puertas abiertas para cualquiera que quiera integrar Una AMIA. No estoy hablando solamente de gente conocida, cualquiera, para el mundo ortodoxo, para el mundo laico, para el mundo conservador las puertas están abiertas.

Desde hace 12 años la conducción de la AMIA es del BUR, ¿por qué no pensar al revés y que Una AMIA se sume a la actual conducción?

Es muy difícil. Ya quedó demostrado en estos 12 años a través de las conducciones fue muy difícil trabajar con ellos. Tenemos un montón de ejemplos y hay un montón de dirigentes que pueden opinar mejor que yo. Yo no estuve, pero hay muchos dirigentes que pueden opinar y decir que fue muy difícil trabajar con ellos estos 12 años. Algunos te dirán que no, otros te dirán que sí, pero cuando llegamos a los nudos centrales de las cuestiones de judaísmo la cosa se hace difícil. Yo creo que vale la pena la discusión. La discusión está siempre abierta.

Había expectativa de que hoy se iba a mencionar el candidato de Una AMIA.

El candidato es el grupo de trabajo y ojalá haya muchos que en octubre, en noviembre, levanten la mano y quiera ser candidato. Eso significa que tenemos gente de gestión con ganas de dejar todo por la comunidad. Hoy el trabajo de AMIA no es full time, es full life. Ojala levanten la mano 3, 4 o 5 candidatos. Eso va a significar que hay cinco personas con ganas de trabajar con 5 personas que uno va a a ser candidato y los otros cuatro van a acompañar.

¿En tu cabeza ya hay un candidato?

Hoy tengo un grupo de trabajo en la cabeza. El grupo de trabajo muy importante. La verdad que estamos debatiendo y sacando conclusiones muy interesantes. Hacía mucho que no había los debates que se están dando en las mesas nuestras en este momento.

¿Vos sos el armador político de esta agrupación?

Yo soy uno más del grupo motor de Una AMIA. Hay muchísima gente. Creería que hoy el grupo motor son 30 personas y habrá muchos más cuando abramos todas las mesas de trabajo. Hoy ya hay dos mesas de trabajo. Van a ser siete. Cada mesa va a tener 20 personas. Tenemos los lugares para trabajar, quiénes van a ocupar la cabeza de trabajo o sea vamos a dar propuestas concretas para la educación, para los papás que quieren mandar a un chico a un colegio judío y no pueden, para que pueda ver comida kosher a precio razonables y normales, la ancianidad, lo que es acción social en planes concretos y nuevos. No estoy diciendo que la AMIA no funcione. Estoy diciendo que tenemos planes nuevos, que tenemos cosas concretas para trabajar. Hay gente que viene a donar su tiempo, muy valiosa, de todos los ámbitos. Estamos con gente de 40, 45 años cosa que es inédita porque se la pasan hablando de la gente joven pero no es gente joven.

Si no llegan a lograr el triunfo en las elecciones de Abril 2020, ¿que pasa después con Una AMIA?

Es un frente que se está juntando, trabajando, trayendo propuestas. Quedarán las propuestas en un libro. Quedarán las propuestas para que el que gane las va a querer implementar. Son propuestas particulares, son propuestas para la comunidad. Son propuestas para ver cÓmo hacemos para que un chico no quede en la calle, cómo hacemos para que ningún papá deje de pagar un arancel judío, cómo haremos para que mas gente pueda comer kosher a precios accesibles, cómo vamos a hacer para conseguirle más trabajo a la gente dentro del clima social de falta de recursos que lamentablemente está sucediendo hoy en la Argentina.

 

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here