Un sensor permite personalizar la configuración de hogares inteligentes

0
196

La construcción de casas nuevas se ha vuelto más inteligente. En ese sentido, cada vez más empresas crean tecnologías para integrar a la comodidad de los hogares del siglo 21.

Oren Kotlicki, fundador y director general de la empresa Intellithings de Israel que desarrolló un nuevo tipo de casa inteligente personalizada. «Vender una propiedad hoy sin la funcionalidad de inteligencia hogareña es prácticamente imposible», aseguró el ejecutivo.

La tecnología RoomMe de Intellithings incluye dispositivos como las bombillas programables que se encienden y apagan de acuerdo con un plan preestablecido, los termostatos inteligentes que enfrían o calientan los ambientes solo cuando sus ocupantes se dirigen a casa; y los altavoces que crean el ambiente perfecto al reproducir las canciones favoritas de aquel que se encuentre en el salón.

«Quizás prefiera que la habitación se caliente a una cierta temperatura mientras que mi esposa la prefiere más fría. O cuando entro a la cocina, es posible que desee que mi altavoz reproduzca las noticias, mientras que mi esposa prefiere su lista de Apple Music. Así, según nuestros gustos, se van personalizando las funciones”,  le explicó Kotlicki a ISRAEL21c.

El sistema de sensores determina quién ingresó a una habitación para que se pueda ajustar automáticamente cualquier dispositivo inteligente según las preferencias de esa persona. No es necesario abrir una aplicación a control remoto en el teléfono para encender las luces, ni gritarle a un comando de voz algo como «¡pon los Beatles!» para que la música empiece a sonar.

Kotlicki afirmó que en 2015 la empresa hizo una encuesta de mercado en la que les preguntaron a personas con dispositivos para casas inteligente qué funciones no tenían aún. “Lo que más pidieron fue la autonomía de los aparatos. Que hicieran cosas por su cuenta. Así diseñamos RoomMe porque las casas inteligentes modernas no son tan perspicaces. Todavía tenemos que apuntar o hablar para controlar dispositivos de esa naturaleza”, agregó el emprendedor.

RoomMe luce como un detector de humo y crea una «cortina» virtual infrarroja en la entrada de cada habitación. Cuando se ingresa con un teléfono inteligente (sí, tienes que llevar tu teléfono por toda la casa), RoomMe te identifica, accede a tu configuración y ajusta automáticamente las luces, el termostato y otros dispositivos inteligentes en ese espacio.

RoomMe se puede programar para hacer diferentes cosas de acuerdo con las horas del día. Por ejemplo, puedes customizar todo para cuando entras al salón los domingos entre las 17 y las 19. ¿Quieres luz blanca y escuchar la estación 106.5 FM? Con RoomMe lo puedes configurar.
Así, el sistema funcionará completamente con las manos y la voz.

Si otra persona ingresa a la habitación, RoomMe cambia a la configuración de acuerdo con ella.

El sensor de ocupación RoomMe parece un detector de humo. Foto: Intellithings

El dispositivo también permite establecer «niveles de prioridad» para determinar quién mantiene el control cuando hay varias personas en el mismo espacio (puede asociarse con hasta 16 usuarios individuales). En los espacios compartidos, los padres tienen prioridad sobre los niños aunque un pequeño puede ser designado como el «amo» de su propia habitación.

Si bien se necesitará un sensor para cada habitación que se quiera volver inteligente, la configuración es simple, especialmente en comparación con las soluciones infrarrojas tradicionales como Bluetooth, donde cada espacio necesita al menos tres dispositivos para que el teléfono pueda triangular la intensidad de la señal.

Intellithings comenzó a vender el producto que en mayo ganó un premio a la innovación en CES 2019. La compañía tiene un modelo de negocios de dos vertientes: una de ventas al consumidor, que por un kit básico de dos sensores RoomMe debe pagar desde 124 dólares; y la otra está enfocada a las empresas ya que Intellithings otorga licencias de su tecnología a fabricantes que quieren incluir la solución en sus propios dispositivos.

Oren Kotlicki, director general de Intellithings. Foto cortesía

Intellithings, con sede en Tel Aviv, está financiada por una familia y sólo cuenta con tres empleados de tiempo completo. El dispositivo RoomMe es fabricado y enviado desde Israel.

Si bien interactúa con otros dispositivos inteligentes, RoomMe no está conectado a Internet: «Todas las reglas de automatización se ejecutan en el teléfono y no en la nube», explicó  Kotlicki. RoomMe tampoco sabe quién es quién sino que reconoce a las personas por sus teléfonos.

Intellithings toma en serio la privacidad. A diferencia de Amazon, que mantiene un registro de audio de lo que le dices a los dispositivos con tecnología de Alexa (el gigante de comercio electrónico dice que es exclusivamente para mejorar su software de inteligencia artificial y que las personas no están identificadas), RoomMe ni siquiera tiene un micrófono.

«No estamos escuchando a nadie. No hacemos ningún uso de la voz o del video», enfatizó el ejecutivo.

Si bien aún no existe una competencia directa, compañías como Amazon, Apple, Google o Microsoft podrían introducir productos similares en el corto, mediano o largo plazo.

Para más información, haz clic aquí

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here