Netanyahu: «Hertzl imaginó un estado tecnológico moderno, capaz de defenderse y respetado por el mundo, hemos superado su visión»

En un nuevo aniversario del Primer Congreso Sionista, el primer ministro Benjamin Netanyahu dirigió un mensaje especial.

«Herzl es nuestro Moisés moderno. A su pueblo en esclavitud, ofreció libertad y salvación. Previó la destrucción de los judíos europeos y pidió un estado judío como un refugio seguro y como un medio para la redención nacional y personal.

Imaginó un estado tecnológico moderno orgulloso de su pasado y capaz de asegurar su futuro con la ciencia y la libre empresa. Sería capaz de defenderse por sí mismo, con su propio ejército judío. Sería respetado por las naciones del mundo como un faro de progreso.

En gran medida, hemos superado la visión de Herzl.

Hemos transformado la economía de Israel de sus raíces socialistas, que Herzl desdeñó, en una economía de libre mercado que desató el genio de nuestro pueblo, precisamente como lo profetizó Herzl. Hemos convertido a Israel en una potencia mundial en ascenso.

Nuestros ciudadanos, judíos y árabes por igual, disfrutan de las libertades negadas en otras partes de nuestra región y un nivel de prosperidad que ahora supera al de Japón. Nuestra destreza militar y de inteligencia es universalmente respetada.

Las naciones del mundo buscan nuestra cooperación, incluidos muchos estados árabes que ven a Israel como un aliado importante en la batalla contra Irán y las otras fuerzas del Islam militante.

No estamos carentes de nuestras imperfecciones, pero ¿qué país no? Y a pesar de los esfuerzos persistentes para deslegitimar al estado judío, muchos entienden que ninguna otra democracia puede reclamar logros iguales a los nuestros frente a los constantes desafíos a nuestra seguridad y nuestra propia existencia.

Si el liderazgo judío le falló a Herzl, fue al no identificar a tiempo la amenaza del antisemitismo virulento, contra lo cual advirtió. Si, después de la Primera Guerra Mundial y el colapso del Imperio Otomano, el liderazgo sionista hubiera presionado a la fuerza por un estado judío, millones de nuestro pueblo se habrían salvado y la población de Israel llegaría a unos 20 millones.

Aún así, lo que hemos logrado es un testimonio notable de la fuerza vital dentro de nuestro pueblo que Herzl movilizó con éxito.

En su último libro, Stefan Zweig describe conmovedoramente sus reuniones extraordinarias con Herzl en Viena, y el terrible dolor que se apoderó de las multitudes de judíos cuando murió: el profeta ya no existía, y con él murió su gran visión. Al igual que Moisés, Herzl no viviría para ver al pueblo judío echar raíces en la Tierra Prometida. Pero la visión de Herzl perduró, 50 años después de su promulgación; La esperanza de las generaciones se hizo realidad.

Que sigamos siendo dignos de su grandeza y de su fe ilimitada en nosotros.

Fuente: The Jerusalem Post

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here