Flavio Erglis, papá del futbolista accidentado en la Macabeada de Budapest: «Es como si el mundo te aplastara y se te va apagando el aire»

0
714

Vis a Vis dialogó con Flavio Erglis, el papá de Sebastián, el futbolista que participó en la Macabeada de Budapest representando a la selección Sub16 de Faccma y sufrió un accidente durante un partido que le generó una internación de urgencia en un sanatorio de esa ciudad.

En un dramático relato, contó cómo fue que sucedió, cómo se enteró, el pedido de los médicos para que viaje a Budapest, qué pasó en el momento que lo vio y en qué situación se encuentra hoy.

Hay una frase que simboliza todo el relato de Flavio mientras lo cuenta: «mier… todavía duele, y mucho».

  •  ¿Cómo se compone la familia Erglis?
    Sebastián tiene 14 años (cumple 8/10), Carolina 17 años (cumple 18/10), Fabiana, la mamá, y yo.
  • ¿Hace mucho tiempo que van a Cissab?
    Hace 13 años aproximadamente.
  • ¿Cómo llegó Sebastián a ser jugador de la selección de Faccma que viajó a Budapest?
    Sebi juega en la categoría 2004 en Cissab, ya hace varios años con el mismo equipo. Se presentó para hacer la preselección de los chicos convocados para México sub-16, allí no quedó seleccionado, y luego surgió una nueva convocatoria para las Macabeadas de Budapest, Se presentó, y quedo seleccionado.
  • ¿Podés relatar cronológicamente como sucedió el accidente en la Macabeada?
    El tercer día en Budapest iban a jugar el segundo partido a las 16 hs. de Budapest, 11 hs. en Argentina. Sebi entró como titular y a los 4 minutos de comenzado el encuentro, va a cabecear una pelota que viene por un despeje rival, jugando de 3, trotando hacia atrás, no ve que su compañero de equipo también acudía a la pelota, y chocan las cabezas en el salto que dan los dos. Sebi cae inconsciente y con una leve convulsión. Entran los médicos para retirarlo del campo de juego. Según Sebastián, lo único que se acuerda del partido fue un lateral que hizo. El médico que lo acompañó desde el minuto cero hasta su regreso a Argentina es el Dr. Guillermo Feldman. Sebi estuvo inconsciente unos 5 segundos.

  • A partir de ahí, ¿qué pasó con Sebastián?
    A partir de ahí, lo trasladan al Hospital traumatológico de Budapest, le hacen una tomografía y confirman que tiene un derrame cerebral. Sebastián nos contó que se despertó y no podía hablar, no entendía dónde estaba, ni siquiera que estaba en Budapest. Estaba muy asustado, muy molesto y no podía mover la pierna y ni el brazo izquierdo. De ahí lo llevan a una habitación.
  • ¿Cómo se enteraron ustedes? ¿Quién les avisó? En Buenos Aires yo había llegado a la oficina 11.15hs, me pongo a ver el partido y veo que Sebastián no estaba jugando, trato de llamarlo y mandarle mensaje para gastarlo que no lo puso de titular y aparecen unos mensajes hablando de médicos en la cancha, y si sabían si estaba todo ok… Al rato recibo una llamada del Dr. Diego Levy, el médico responsable aquí en Buenos Aires, diciéndome que Sebi tuvo un choque, que estaba en observación, pero que estaba todo bien. Como papá, me recomendaba viajar. No entendía nada en ese momento, trató de tranquilizarme y me dijo que me estaba por llamar de Budapest el médico de la delegación para explicarme todo. Me contacto con mi señora que estaba trabajando en lo suyo con un paciente, dejé todo así como estaba y me fui a casa. Me llama el médico de la delegación, Dr. Guillermo Feldman, el médico que estaba con Sebastián y me dice que está consciente, pero en observación y que lo ideal sería que viaje. Me veo con mi señora en casa.  Ya era Jueves 13 hs, más allá de lo sentimental, tratamos de ser concretos y ver cómo hacer.
  • ¿Viajaste a Budapest? Telefónicamente hablando con el Dr. Diego Levy, le explicamos, o más bien le pedimos que nos den una mano, que nos superaba la situación, nos dijo que nos despreocupáramos. Al rato llamó la presidenta de Faccma, Mónica (Súcari). Nos dijo que ya teníamos el pasaje para salir el viernes a las 8am. Decidimos con mi señora que viaje yo, por el idioma, y en esta situaciones soy un poco mas frío. Tomé el vuelo y me esperaban 20hs. No cerré un ojo, me imagine de todo, en la escala, por Roma pude hablar con Sebastián. Hablaba muy pausado y un poco descolocado del tiempo. Ahí empecé a caer de a poco con el panorama que me iba a encontrar.

  • ¿Qué sucedió desde que llegaste? Llegué a Budapest, me esperaba Damián, papá de un amigo y compañero de Sebi. Allí estaba también una traductora y el chofer de la embajada Argentina.
  • ¿Con qué cuadro te encontraste? Nos fuimos al hospital y allí estaban el Embajador argentino (Maximiliano Gregorio Cernadas), Esteban Bluvol, Mariano Schoch (dirigentes de Faccma), el medico Guillermo Feldman (que lo conozco de Cissab) y un médico Húngaro, Dr. Adam. Fui primeramente a abrazar a mi hijo, y es como si el mundo te aplastara y se te va apagando el aire. Sensación horrible de ver eso, y a la vez, tomando fuerza y voluntad, mostrando a Sebi que estaba allí, y que iba a estar todo bien. Mier..  todavía duele y mucho.
  • ¿Cómo fue el proceso de recuperación allá? 
    Desde el primer momento me quede internado con Sebastián. La delegación me contrató una habitación en el hotel, que la usé para bañarme. Me quedaba con Sebi constantemente. Tuvimos mucho tiempo para hablar, llorar, reír y simplemente esperar. Día a día fue recuperando de a poco sus movimientos. Primero la pierna izquierda que no podía caminar, de a poco ya tomaba confianza para ir al baño, al sexto día ya podía hacer pequeños movimientos con el brazo izquierdo. Fue duro y emotivo a la vez. De a poco las lágrimas de tristeza se iban transformando en lágrimas de alegría. Los días eran largos, y la rutina hospitalaria, como en todos lados supongo, de lo peor. Te despertaban a las 5 am para después no hacer nada. Y esperar a que llegue la hora de dormir.
    La comida era distinta. La del hospital incomible y voluntarios de la comunidad traían comidas de allá. Muy distinto el gusto al paladar. Los primeros días eran puro delivery y luego de a poco fuimos comprando algo un poco mejor. Destaco que todo momento nos acompañó el médico de la delegación, Guillermo Feldman, un capo total y atento a todo. Más aun cuando la delegación volvió y nos quedamos allí solos. También Esteban y Maru, en los tiempos libres de las actividades, se acercaban y se ocupaban de estar, si no eran ellos, pasaban voluntarios y dirigentes de Macabí mundial. También muy presente el Embajador argentino, que todo momento brindo su apoyo. Siempre la incógnita era si el derrame fue por el golpe o por algo pre existente, ya que en el lugar que estaba ubicado era muy atípico para esa situación. También fue fundamental  el neurólogo Dr Claudio Wainsburg, si no fuese por él no sé si hoy estaríamos aquí.  Fue quien desde que yo llegue a Budapest hizo todo el seguimiento desde acá , el que se contacto con el director médico del hospital, destaco también  su profesionalismo y calidez. Nos recibió y gracias a la fisiatra Andrea Fiorini de su equipo nos contuvieron y le dieron a Sebastián las herramientas para salir adelante

  • ¿Cuándo deciden que puede viajar de vuelta? Después de 2 semanas y de varias reuniones médicas, con médicos de Argentina también, nos dieron el alta para poder volver. Momento emocionante y no podíamos creer, ya que estaba programado quedarnos un tiempo más. Llegamos un Vienes a las 4 am. Después de estar en Budapest casi 3 semanas, nos recibieron Esteban, Maro, Iván (DT del equipo de Sebi), la esposa de Guillermo (el Doc, que volvió con nosotros en el avión) y mi señora. Mi hija Carolina se había ido de viaje de egresados a Bariloche, pero estuvo online.
  • ¿Cómo está hoy Sebastián? ¿Su estado actual? Sebi llegó caminando y con una recuperación del 90%. Aquí seguimos con Kinesiología y hace 15 días le dieron el alta allí, ya con movimiento al 100% y comenzó a entrenar en gimnasio, correr, patear, vida normal. Tiene una fecha de tomografía en noviembre para ver cómo está.

  • ¿Cómo está hoy tu familia? Aun falta para volver a fútbol, ya que aún no puede ejercer contacto físico, hasta el alta definitiva. Igual está bastante ansioso.
  • ¿Tenían cobertura para los gastos? ¿Lo pudieron solventar o tuviste que afrontarlo en forma particular vos? Los gastos totales fueron cubiertos en parte por el seguro médico Universal Asistence (pue por suerte Esteban Bluvol trabajo allí y había un contacto para facilitar las cosas) y los gastos personales, pasajes, comida, estadía, me fueron pagados, supongo por Faccma. No tuve que preocuparme por nada en absoluto.
  • ¿Te sentiste acompañado y contenido? ¿Por quién? Algo lindo para contar es el recibimiento de la gente de Cissab, tanto el asado sorpresa que le hicieron sus amigos y también la gente que nos paraba y demostraba su afecto constante, ya que conmocionó bastante toda la trama. También es de destacar los miles de Whatsapp que recibimos con apoyos y preocupaciones de la gente, nos dio fuerza y nos acompañó en esas horas eternas.
    Apoyo de gente de la comunidad como Carlos Tapiero, Lela Param, dirigentes de la colectividad húngara, y muchos más, que realmente me sorprendió. Perdón por no recordar o mencionar a todos, realmente fue un momento difícil y también difícil de repasar.

 

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here