Discurso completo de Ariel Eichbaum en el brindis de Avodá: «La discusión política tiene que ser sobre contenidos no sobre quién usa Kipá»

Luego de las palabras de Alejandro Kladniew, el presidente de la AMIA, Ariel Eichbaum, también se expresó en un discurso que generó mucha expectativa entre los presentes en el brindis de Rosh Hashaná que se realizó este jueves en Avodá.

Discurso completo:

Un año de aventuranza, de hermandad, de paz, de diálogo y como decimos, dulzura incluye todo. Dulzura entre nosotros, dulzura entre los designios que brindan sobre esta sociedad Argentina, sobre este país y sobre esta comunidad. Lo necesitamos mucho.

Mi amigo Mario (Sobol) dice que me conoce en muchas facetas. Tengo una faceta especial como presidente de AMIA y es que tengo que tener prudencia. Ahí habló un candidato (Alejandro Kladniew), acá habla un Presidente. Entonces evidentemente esto no puede transformarse en un debate. Vine a un brindis de Rosh Hashaná. A una casa amiga.

Muchos me conocen y la relación que tengo con el Shule y con Avodá es completamente entrañable. Yo me eduqué en el Scholem y vengo de una familia de dirigentes comunitarios. Un abuelo que fue Secretario General de Avodá durante muchos años y tengo mucha valoración sobre Avodá, sobre su rol fundamental en la construcción del Estado De Israel, sobre su rol fundamental en transmitir cuadros políticos.

Avodá es una fábrica de cuadros políticos en la historia de la Comunidad. Estamos justamente trabajando sobre un libro que cuenta los 125 años de la AMIA y uno ve la discusión política. los primeros 100 años y los últimos 25, y nota el volumen de la discusión de hace 40 años entre dirigentes de Avodá y el Likud, que tenía un contenido que hoy no tenemos.

Mi valoración, mi respeto y mi agrado de estar otra vez aquí en Avodá es de todo corazón.

Respecto a la Kehilá, a la comunidad, yo acepto que verdaderamente somos una AMIA. Yo pienso que la discusión política en la comunidad no puede estar sesgada por la kipá o no kipá que use un Askan. Eso no puede ser un tema de discusión. El tema de discusión tiene que ser sobre contenidos, el tema de discusión tiene que ser cómo logramos que los que no están todavía en la Red Escolar Judía, si lo estén.

La discusión tiene que ser sobre cómo hacemos para que todos aquellos que están fuera del área de cobertura de las instituciones judías sí lo estén.

Nosotros necesitamos una estructura comunitaria que pueda contener más gente, más askanim, más educación judía, un compromiso con la educación judía y la verdad que dialogando todo el mundo me conoce o mucha gente me conoce. Todo el mundo sabe que tengo una vocación de diálogo permanente y que he hablado con todos en forma permanente. Me gusta el diálogo. Está en mi vocación, es una manera de sentir el askanut.

También quiero decir esto cuando hablo de política comunitaria, lo quiero acentuar. No somos políticos, somos askanim o sea la política tiene algunos códigos de cosas que no se hacen, nosotros somos askanim. A mí no me gustan las operaciones. Somos askanim que queremos el bien de la Kehila.

En todas mis charlas, en todos mis diálogos, en mis visitas yendo al interior, hablando con los partidos, hablando con las agrupaciones, hablando con todo el mundo, lo encuentro, lo digo y lo repito; y lo voy a repetir hoy de vuelta: es mucho más lo que nos une que los que nos separa. Son mucho más los principios, los valores, las preocupaciones que nos unen que los detalles que nos puedan dividir. Siempre existirá eso y siempre existió una manera de dirimir. Y es de una manera democrática.

La democracia es un sistema electoral como en todos lados. No elegimos por el porcentaje, 15 por ciento, 85 por ciento. Para lo que no podemos estar de acuerdo hay una mesa electiva. Yo creo que están todos los argumentos dados desde el punto de vista económico, político nacional, la transición en el país que parece que va a venir, están todos los argumentos dados para que sí expongamos a una unidad y nos pongamos a una altura de una circunstancia muy compleja y que podamos mostrar no exhibir en una campaña, fracturas frente a una sociedad en general sino tratar de dar responsabilidades a toda esa altura.

De mí parte por supuesto la vocación es esa y cada uno sabrá qué tiene para ofrecer en pos de esa unidad y cuáles son los puntos en lo que son irreductibles. Y si no se llegara, la democracia es lo más lindo que hay. Es una comunidad diversa, es una comunidad plural.

Al partido que circunstancialmente represento, aunque soy circunstancialmente presidente de la AMIA, le encanta las elecciones, y si, tiene vocación para movilizarse para las elecciones y es una fiesta cuando vamos a la AMIA y cuando vamos a votar es una fiesta y que durante 125 años ininterrumpidamente e incluso en los años más oscuros del terror del Estado en la AMIA se celebró la vida democrática y la vamos a volver a celebrar.

Entonces yo convocó humildemente, primero a decir qué hacemos para toda la comunidad, para toda la Red Escolar Judía, para todo el interior. Recibimos a todos todo el tiempo y en ese sentido no hay nadie que me pueda decir lo contrario y el que me lo dice yo tengo los números y los papeles en la mano para decir que es mentira.

Hacemos para todos. Con pasión y cuando sale algo bien en cualquier otra escuela, en cualquier otro lugar, la alegría es total, es absoluta, la identificación y la alegría. No hay ninguna duda, es mi vocación y la vocación del Bur, quiero decirlo claramente, es que estemos a la altura de la circunstancias para mostrar un mensaje de que la comunidad y el pueblo judío está expectante de lo que va a pasar en el país y que tenemos que estar a la altura de poder mostrar una unidad. Y sí eso no fuera posible celebremos la democracia en una campaña con propuestas, en una campaña con proyectos, en una campaña positiva; y otra vez mi deseo nuevamente para todos y para cada uno de los que están acá que tengamos un año próspero, que tengamos un año de unidad, un año con larga vida, con salud, con satisfacciones de nuestros seres cercanos, seres queridos, de nuestros hijos, las familias y que seamos un ejemplo para toda la sociedad Argentina.

De aquello que es el lema que tiene la AMIA hace muchos años que es reparar el mundo  cada día. Con un poco más de Tzedaká, con un poco más de ayuda al prójimo y una mirada empática al semejante. Tratemos de reparar el mundo cada día. Seguro vamos a tener un año mejor.

Shana Tová Umetuká.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here