Alejandro Kladniew: «Para nosotros la unidad sería la felicidad mayor»

0
160

En la tarde del jueves se presentó oficialmente la candidatura de Alejandro Kladniew para encabezar la lista de UNA AMIA a las elecciones de AMIA, que se llevarán a cabo  en el mes de abril de 2020.

En una entrevista exclusiva con Vis á Vis minutos después del acto, Kladniew se refirió a la diversidad de sectores que integran la coalición,  y el llamado a todos los familiares de las víctimas del atentado. También se refirió al al discurso en el brindis de Rosh Hashaná que generó polémica.

  • Como candidato a presidente ya oficial de UNA AMIA, ¿cuáles son tus primeras sensaciones?

Esto para cualquier persona es un compromiso. Es un momento importante para los que amamos la comunidad judía, los que tenemos pasión por la vida comunitaria sabemos lo que implica la vida AMIA desde el punto vista real y significativo para la comunidad judía argentina. Por un lado es un honor, pero también es un compromiso, una responsabilidad que asumo con total conciencia y me voy a disponer, como lo he hecho siempre, a dar lo máximo desde mi capacidad para primero tratar de lograr la unidad. En segundo plano, si es que tenemos que ir a elecciones, tratar realmente de hacer una elección que represente la voluntad de la mayoría, y si nos toca gobernar hacer un gobierno que a la comunidad le genere orgullo de su institución central.

  • Hablaste de los jóvenes, de las mujeres y también de los familiares de las víctimas del atentado a la AMIA. ¿Por qué puntualizaste todos estos temas?

En relación al atentado a la AMIA, más allá de que todos tenemos vivencias particulares, todos recordamos qué estábamos haciendo en ese momento, qué nos pasó, para dónde fuimos y todas son relevantes para cada persona. En particular en ese momento era director ejecutivo de FACCMA e iba permanentemente al edificio de la AMIA. Muchos de los que eran mis compañeros de trabajo fallecieron ahí, conozco a su familias. Con algunos incluso había trabajado en el exterior del país como con Susy Kreiman, quien era la directora del área de empleo y había venido de Chile cuando yo fui consultor. Y yo creo que muchas veces le hemos dado, obviamente y lógicamente, una dedicación muy importante que no podía ser menor al tema del atentado desde el punto de vista jurídico, de la búsqueda de justicia…pero no sé si hemos contenido y hemos acompañado en el dolor como judíos, desde lo humano, a todo lo que podíamos haber hecho por los familiares de las víctimas. Eso por un punto. Yo todavía no vi en ningún lugar de la kehilá que haya habido un homenaje en particular a quienes estaban trabajando, que en muchos casos eran profesionales destacados no solo de la AMIA sino de toda la comunidad judía argentina. Me parece que eso merece algún nivel de revisión. El otro tema es cuando uno se propone a hacer una kehilá como se propone UNA AMIA pluralista, y cuando dice que en ese pluralismo aceptamos un pluralismo amplio, no nos puede caber otra posibilidad de convocar a todos los familiares a hacer un solo acto y que todos los familiares piensen como piensen, tengan la tendencia que tengan, la AMIA sea la casa de ellos como lo tiene que ser de cualquier judío. Pero no podemos hablar de pluralismo si un hecho tan significativo, tan grave, tan caro para todos nosotros, no lo exponemos con estos temas y no nos abrimos a que todos puedan participar. Como dije en una parte del discurso, no hay nada más relevante para alguien que quiere que haya transmisión de judaísmo y continuidad, que haya coherencia entre lo que decimos y lo que hacemos. Si nosotros le vamos a decir a nuestros hijos y a nuestros nietos que la AMIA es pluralista, y en el acto los que hablen en contra de la AMIA por cualquier tema o que hablen algo que no nos gusta lo vamos a callar, todo lo que estamos diciendo no sirve para nada.

  • En el último brindis de Rosh Hashaná, hubo un discurso tuyo que generó polémica porque hablaste de un 15% que gobierna al 85% de la comunidad…

Creo que en las mismas palabras yo hablé claramente de unidad. Yo hablé de respeto, de convivir bajo el mismo techo y son cosas que he dicho siempre. Pero no solo que las he dicho sino que cualquiera que pueda ver mi trayectoria en Ledor Vador y lo que es LeDor VaDor como institución, o que pueda ver el trabajo que se hizo en el Joint…nunca hubo ningún tipo de discriminación. Vuelvo a decir que los hechos son más relevantes que las palabras. Todos somos hermanos. Creo que no tenemos que clasificar al hermano ni hacer ningún tipo de diferencia dentro de un marco que tiene que contener a todos. Entiendo que en cada una de las instituciones de primer grado todos tenemos una manera de vivir el judaísmo que es lícita, que es una manera individual y que en la casa, que es de todos, podamos convivir siempre con respeto y no atravesando ninguna frontera en la que el otro no desee ser invadido. Entendemos que hay que convivir en el respeto y yo creo que esas son siempre mis palabras centrales y son el eje ideológico de lo que es nuestra agrupación UNA AMIA. Entiendo que a veces sí pueden subrayar algunas palabras que pueden generar, como es habitual en cualquier marco, un mal entendido, confusión, pero también está del lado de los demás que en una comunidad como ésta, que nos conocemos, saber la trayectoria de cada uno y dónde está el eje de la tarea y el eje ideológico con el que nos manejamos.

  • En la convocatoria para presentar tu candidatura se vio gente de distintos sectores, entre ellos Guillermo Borger que es del Bloque Unido Religioso. ¿Puede haber al final del camino una lista de unidad?

Es lo que nosotros deseamos bajo esta idea de diversidad, de unidad, de pluralismo, de respeto y de no pasar fronteras de las líneas que cada parte lógicamente considera. Para nosotros la unidad sería la felicidad mayor, pero básicamente creo que sería realmente una felicidad para toda la comunidad. La comunidad toda nos pide que podamos trabajar en común, que las diferencias que tengamos las podamos elaborar adúltamente. Hoy todos con amigos, con familia, con judíos de diferentes corrientes y modalidades, y esa misma vivencia en la vida cotidiana debería ser la que podamos llevar adelante en nuestra casa común que es la AMIA.

  • ¿Cuáles son los límites que separan al oficialismo con UNA AMIA?

No quiero esquivar la pregunta, pero creo que es una pregunta que no deberías hacérnosla a nosotros porque nosotros no solo que deseamos caminar este camino juntos, sino que tendemos permanentemente puentes. Estamos dispuestos a cualquier tipo de intercambio, y hoy viendo quiénes estaban presentes, deja totalmente en claro cuál es nuestra posición. No sólo estaba Guillermo Borger sino que estaba mi familia, mi hija, mi yerno y mis nietos, que son ortodoxos y que realmente han venido de alguna manera a acompañar, a apoyar y que tienen una práctica, una vida, a través de la ortodoxia y quienes tenemos una hermosa familia donde podemos convivir en la diferencia, sin clasificar los unos a los otros ni posicionar el uno a los otros, sino viviendo cada uno nuestro judaísmo con felicidad, con compromiso y con responsabilidad.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here