Agresiones antisemitas en Suecia y Dinamarca en el aniversario de la Kristallnacht

1
244

Calcomanías con forma de las estrellas amarillas que los nazis hicieron que los judíos usaran durante el Holocausto fueron colocadas en múltiples sitios judíos en Dinamarca y Suecia en el aniversario de los pogromos de la Kristallnacht.

En Dinamarca, las pegatinas se encontraron el sábado en el buzón de correo de Ella y Henrik Chievitz, una pareja judía de Silkeborg, una ciudad ubicada a 240 kilómetros al oeste de Copenhague, en la casa de otra familia judía en el área de Copenhague y en el cementerio judío de Randers, una ciudad ubicada a unos 48 kilómetros al norte de Silkeborg, según el rabino Yitzi Loewenthal de Copenhague. Docenas de lápidas fueron destrozadas con pintura y símbolos nazis allí y algunas fueron derribadas.

En Suecia, se encontraron las mismas calcomanías en el café judío Bajit cerca de la sinagoga Adat Jeshurun ​​y también en la Gran Sinagoga de Estocolmo.

En edificios judíos en Helsingborg, Suecia, donde una mujer judía fue apuñalada y gravemente herida a principios de este año, y Norrkoping también aparecieron las calcomanías el sábado, en el 81 aniversario de los pogromos en Alemania y Austria, que marcó el comienzo de la violencia a gran escala por los nazis contra judíos.

Las autoridades de Suecia y Dinamarca están tratando el asunto de las calcomanías como un discurso de odio antisemita, según Lowenthal y Aron Verstandig, presidente del Consejo de Comunidades Judías Suecas.

“Ya no es posible que nadie, judío o no judío, se sorprenda por los insensibles recordatorios desatados contra nuestras comunidades en Escandinavia y en otras partes de Europa en el pasado Shabat de que el antisemitismo está vivo y bien, y justo en nuestras puertas” escribió en un comunicado Ronald S. Lauder, presidente del Congreso Judío Mundial. Llamó a “acciones deliberadas y específicas”.

Enlace Judío

1 COMENTARIO

  1. Como trasfondo de todos éstos actos, el gran problema no es el repetido accionar de los judeófobos de ciertos países sino la inveterada inacción de sus respectivos gobiernos.
    En vez que lamentarse, las diversas comunidades deben erigirse y exigir menos discursos y acciones concretas y con verdadero carácter ejemplificador.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here