La Noche de los Templos y la emoción de un casamiento en la Comunidad Dor Jadash

0
349

Vis a Vis vivió de una manera distinta, la cuarta edición de La Noche de los Templos, organizada por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. De los ochenta templos de diferentes cultos que abrieron sus puertas entre las 20 y las 00 horas y ofrecieron al público actividades culturales y gastronomía típica de las distintas comunidades, visitas y circuitos guiados, elegimos tres. La ceremonia de apertura del Coro Gospel, la visita a la Mezquita Rey Fahd de Palermo y culminar la noche en «El Shil de Murillo», La comunidad Dor Jadash, donde el Rabino Marcelo Bater realizó la ceremonia de casamiento de Carla y Nicolás ante una verdadera «multitud».


Además los templos de la comunidad judía, Amijai, Gran Templo de Paso, de la calle Libertad, de la comunidad judeo Marroquí de la calle Piedras, de la recuperada Sinagoga de la calle Magallanes del Barrio de la Boca, fueron muy visitados en esta noche especial.

Todo comenzó a las 19 hs en la Plaza de Juramento y Vuelta de Obligado, en Belgrano, ahí se realizó la ceremonia de apertura a cargo del coro Argentina Gospel Singers. Centenares de personas acompañaron bailando, cantando y grabando al ritmo de la música de este coro que lideran Gerardo Flores y Franco Gandullo y que imprimen un ritmo que obliga a moverse, simpáticos, contagiosos y divertidos. Vale la pena pagar la entrada para verlos, aunque el de ayer era un espéctaculo gratuito.

Luego la visita a la majestuosidad de la Mezquita del Centro Cultural Islámico Rey Fahd. Inaugurado en el año 2000 en pleno corazón de la capital en las calles Juan B.Justo y Bullrich. Para hacerlo mas ordenado permitían el ingreso de a 50 personas por grupo. El resto esperaba afuera. Nosotros tuvimos la posibilidad de hacerlo antes del ingreso del primer grupo y observar los ojos de aquellos que la veían por primera vez. Todo es imponente. Se edificó con material local, pero los obreros fueron instruidos por expertos en la confección de los arabescos. El piso es de mosaicos y por todos lados hay columnas bicolor. Todo tiene el mismo patrón, típico de la cultura islámica.

Después de dejar el patio central donde hay una mesa con dátiles para los visitantes y además folletos informativos, a la derecha, hay una sala que anticipa la entrada a la Mezquita propiamente dicha. Sobre las paredes hay estantes para dejar los zapatos y otra mesa con velos para la mujer que debe tapar su pelo y cubrir cualquier parte del cuerpo. Finalmente ingresamos al lugar sagrado donde pudimos observar como rezaban arrodillados aproximadamente 20 personas dirigiendo su mirada a La Meca, según la explicada tradición musulmana. Luego visitamos los museos y salimos. Mientras la fila de visitantes esperando su ingreso daba la vuelta por Avenida del Libertador

Y al final del recorrido llegamos al Templo de Murillo, la Comunidad Dor Jadash, donde el Rabino Bater realizó el casamiento de Carla Narbay y Nicolás Azzaro. Un templo repleto en todos los pisos ( calcularon mas de 700 personas) donde había familiares, amigos, visitantes, curiosos, tres monjas y el periodismo. Todos expectantes por ver «La Jupá» en la Noche de los Templos.

Antes de comenzar la ceremonia Vis a Vis dialogó con Nicolás quien nos dijo sentirse tranquilo y emocionado y que eligió Dor Jadash porque conocía el templo, la contención que tuvieron y les gustó. Que conoció a Carla vía redes sociales y que no se imaginó esta repercusión.


Tambien la Directora Ejecutiva de la institución Verónica Wober se mostró conmovida y dijo que «esta fue una idea ( la de realizar el casamiento esta noche) que se le ocurrió al Rabino Marcelo Bater y no nos imaginamos nunca que iba a tener esta repercusión», mientras caminaba por los distintos lugares que ya estaban colmados.

Hubo previamente una recorrida y muestra por la comunidad.
Hasta que llegó el momento esperado. Ingresó Nicolás con su mamá y Carla con su tío recien llegado de Israel. Previamente lo habían hecho la madre de la novia con el padre del novio.


Con las emotivas palabras del también emocionado Rabino Bater se realizó la ceremonia tradicional judía y la rotura de la copa al grito de ¡Mazel Tov! mientras por las mejillas de las tres monjas también rodaban lágrimas. Así culminó para Vis a Vis, la cuarta noche de los Templos, donde los cultos y tradiciones de todas las religiones se unen en apenas cuatro horas pero perduran en la emoción.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here