La Agencia Judía celebra sus 90 años en el Aeropuerto Ben Gurión con una exposición de fotos

Estas fotos pueden inspirar a cientos de miles, quizás millones que pasan por aquí, para ayudarnos a considerar de dónde venimos y hacia dónde vamos. Creo que son muy conmovedores «.
Así comentó el general de división (ret.) Aharon Ze’evi Farkash, quien sirvió en las FDI como director de Inteligencia Militar, jefe de la Dirección de Tecnología y Logística y Comandante de la Unidad 8200, en la nueva foto «One to Ninety» Exposición que celebra los 90 años de la Agencia Judía, que se inauguró esta semana en el aeropuerto Ben-Gurion.

Farkash recuerda sus primeros días en Israel como un inmigrante de 14 años de Transilvania, Rumania, en el movimiento Youth Aliyah. «Éramos 18 niños de Marruecos, Libia, Rumania, la URSS y Yemen», dice. “De repente, entiendes todas las cosas que aprendiste sobre la Diáspora. Ves a todos con su propia cultura y estás junto a ellos. Comes con ellos, estudias hebreo con ellos, discutes con ellos. Fue un momento especial ”. Una foto de 1962 del joven Farkash y sus compatriotas es parte de la nueva exposición, y aparece junto a su reciente retrato.
Los viajeros encontrarán fotos de «antes» y «después» de individuos que fueron asistidos por la Agencia Judía, y que han permanecido involucrados con la organización en sus esfuerzos para ayudar a israelíes y judíos en todo el mundo. Después de completar su distinguida carrera militar, Farkash recordó sus inicios, como estudiante en la aldea de la Agencia Judía Aliyah. «Cuando terminé mi puesto como jefe de inteligencia militar», dice Farkash, quien hoy está casado y tiene cinco hijos y 13 nietos, «sentí que le debía muchas cosas a este lugar». Me acerqué al jefe del dormitorio y le dije que quería hablar con los muchachos del pueblo. Se reunieron en la sinagoga, y les dije cómo me había sentado en estos mismos bancos que ellos hace muchos años, y me había convertido en general en el ejército.
“’Puedes ser médico o profesor o reportero, o general’, dije, ‘pero al final depende de ti’”. Farkash se desempeñó como jefe de la aldea juvenil Ben Yakir durante siete años. «Fue esencial para mí devolver lo que había recibido».
EN MAYO DE 1983, las amigas exploradoras de ocho años de Sophie Fellman en Guatemala celebraron una fiesta de despedida antes de que ella y su familia se mudaran a Israel. «Las chicas preguntaron cómo era Israel», recuerda. «No quería irme, pero mi madre me prometió que Israel es un lugar del que te enamorarás, que no querrás irte».
Al llegar al Centro de Absorción en Ra’anana con su familia en un taxi, Sophie estaba llorando. «El taxista me dijo: ‘Niña, en seis meses hablarás hebreo’, y me dio un chicle». En cuestión de días, Sophie, se deleitaba con la libertad que Israel les brinda a los niños. caminar sin la supervisión de un adulto, no tenía interés en regresar. “Las cosas más fuertes fueron la sensación de libertad y seguridad, y las amistades. Todo se movió mucho más rápido aquí «.

Al recordar la asistencia brindada por la Agencia Judía, dice, «todos en el centro de absorción conocían la palabra ‘Sojnut’, el nombre hebreo para la Agencia Judía. Nos dieron camas, nos proporcionaron una nevera, platos y cubiertos. Ellos fueron la entidad que ayudó «.
Hoy, Sophie Fellman Rafalovitz, presidenta del Movimiento Masorti (Conservador) en Israel, vive en Kibbutz Hanaton con su esposo y sus tres hijos y ha mantenido una conexión constante con la Agencia Judía y sus afiliados. Rafalovitz se desempeñó como emisario (‘shlicha’) para la Juventud Sinagoga Unida en Los Ángeles, y más tarde fue el representante regional en el medio oeste de los Estados Unidos para la Agencia Judía.
Para Rafalovitz, la exposición es muy significativa. “La Agencia Judía, en términos de su capacidad para identificar las necesidades del pueblo judío y del Estado de Israel, es muy poderosa. Es una voz muy importante en Israel y fue una de las primeras en hablar sobre el pueblo judío y la conexión entre Israel y la Diáspora. La idea de que la relación entre Israel y la Diáspora debe ser recíproca es revolucionaria. Es una voz que necesita ser escuchada en Israel. Me siento honrado de que hayan elegido poner mi foto «.
En 1985, Adena Tadela, de 16 años, llegó a Israel desde Etiopía como parte de la Operación Moisés. Tadela y su familia vivían en un centro de absorción de la Agencia Judía en Kiryat Yam, al norte de Haifa, y fue enviado a estudiar a la aldea juvenil Mikveh Israel en Holon. La foto de Tadela en la exposición lo muestra enfocándose intensamente en sus primeras lecciones de hebreo en un curso de la Agencia Judía. En tres meses, Tadela pudo comunicarse en hebreo.
«Era mi primer invierno en Israel», relata, «y hacía frío». Tadela estudió agricultura, y los nuevos métodos que estaba aprendiendo eran muy diferentes de los que había estudiado en su Etiopía natal. Tadela tiene buenos recuerdos de sus dos años en el centro de absorción. “Recuerdo las actividades, nuestras caminatas y estudiar hebreo. Nos ayudaron con los estudios y también en otras áreas ”.
Tadela señala que el centro de absorción le dio la dirección para lograr y lograr, lo que llevó a sus títulos universitarios y de posgrado. Hoy, como director de la delegación de la Agencia Judía en Etiopía, donde supervisa el proceso de traer nuevos inmigrantes etíopes a Israel, Adena Tadela ha completado el círculo que comenzó hace 40 años.
«El mensaje del importante papel de la Agencia Judía a lo largo de los últimos 90 años», dijo Isaac Herzog, presidente del Ejecutivo de la Agencia Judía, «se transmitirá a todos los que pasen esta maravillosa exhibición en el Aeropuerto Ben-Gurion, el principal puerta de entrada al Estado de Israel. Las fotos cuentan la historia especial de hacer realidad los sueños y las oraciones y, en nuestra décima década, conectar a la próxima generación con el pueblo judío y con Israel «.

Jpost/Agencia Judía

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here