Astrónoma judía se convirtió en la primera mujer en tener un observatorio con su nombre

Cuando la astrónoma Vera Rubin visitó por primera vez el Observatorio Palomar de Caltech, una instalación de telescopios, no había ningún baño para ella. A mediados de los años 60 ni siquiera se permitía a las mujeres entrar en el observatorio, por lo que la necesidad de otro baño era obsoleta, hasta que la científica judía se convirtió en la primera mujer que observó en las instalaciones.

Rubin confeccionó una falda de papel y la pegó en la puerta del baño de hombres: “Aquí tienes, ahora tienes un baño de mujeres”, afirmó la madre de cuatro hijos.

Conocida por descubrir evidencia de materia oscura, esta científica pionera murió en 2016 a la edad de 88 años. Sin embargo, sigue rompiendo barreras, póstumamente: la Fundación Nacional de la Ciencia anunció esta semana que el primer observatorio nacional estadounidense que lleve el nombre de una mujer honrará a la científica judía.

A partir de 2022, el Observatorio Vera C. Rubin, anteriormente conocido como el Gran Telescopio de Reconocimiento Sinóptico, centrará sus esfuerzos en el estudio del sistema solar, la vía láctea y el legado de Rubin, la materia oscura. La instalación está ubicada en Chile.

Rubin fue una pionera para las mujeres científicas, y su legado continúa cerrando la brecha de género en el campo de la astronomía. Al ritmo actual, tomaría 131 años para cerrar la brecha, según un estudio del 2018. Esperemos que el observatorio de Rubin allane el camino para que las mujeres entren en el campo y sigan sus pasos.

 

Vía Israel Noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here