¿Cambia algo que Alberto Fernández viaje a Israel? Por Gustavo Szpigiel

3
617

Para la mayoría de la comunidad judía y su dirigencia no cayó bien el resultado electoral en la Argentina, más allá de los vaivenes económicos que tuvo que soportar como el resto de los argentinos en los últimos años.

Todavía estaba fresco lo sucedido en la última etapa del gobierno de Cristina Kirchner entre el 2011 y 2015, con la firma del memorándum con Irán, la muerte de Alberto Nisman y algunos allegados que no se privaban de atacar a Israel aún sabiendo el dolor que le causaba a la comunidad local.

La gestión de Mauricio Macri generó todo lo contrario. Un acercamiento como el que tal vez nunca hubo con un gobierno, coronado con la llegada a la Argentina por primera vez en la historia de un primer ministro israelí, como sucedió con Benjamín Netanyahu en el año 2017.

Todavía no se cumplieron dos meses de la asunción del nuevo gobierno y ya hubo algunos cortocircuitos que fueron generados por expresiones de la ministra de Justicia (Sabina Frederic) con respecto a Hezbollah, del diputado oficialista Leopoldo Moreau y hasta del mismo presidente cuando pone en duda las pericias de gendarmería que determinaron que el fiscal Nisman fue asesinado.

Más allá de que hubo algunos acercamientos (reuniones con los ministros Daniel Arroyo, Marcela Losardo y Frederic), es evidente que la relación aún está distante. En los actos homenajes de este fin de semana por el 5° aniversario de la muerte de Nisman no hubo un solo funcionario de gobierno.

Pero hubo una noticia que, por lo inesperada, sorprendió al seno de la dirigencia judía: la aceptación del presidente argentino de asistir al Foro Internacional de Líderes en Conmemoración del Día Internacional de Recordación del Holocausto y la Lucha contra el Antisemitismo, y que eso indique, nada menos, que su primer viaje al exterior.

A partir de ese momento hubo modificaciones en la agenda. Es evidente que la participación argentina en el Foro y encabezada por su presidente es un gesto importante, no solo hacia Israel sino también a la comunidad judía local. Y así fue recibido.

Seguramente habrá encuentros en Israel. Habrá diálogos y podrán acercarse para trabajar una agenda en común en la que sobresale una querella justamente contra la presidenta en ejercicio (Cristina Fernández de Kirchner) mientras dure el viaje. La continuidad de la investigación para esclarecer la muerte de Nisman, invitaciones a participar del acto de recordación a las víctimas del Holocausto en la Argentina como al 27° aniversario del atentado a la Embajada. Son todos temas que probablemente se hablarán.

Nuestros abuelos que hablaban en idish le decían “Mench” al buen hombre, justo y honrado. Este gesto inicia un camino. Es muy difícil separar al presidente del resto de su gobierno. Ojalá ese camino sea transitado de la misma manera y que, al finalizar su mandato, la comunidad judía pueda decir finalmente que la gestión de Alberto Fernández, que comenzó el 10 de diciembre de 2019 en la Argentina, fue presidida por un “Mench”. Entonces sí, el viaje a Israel habrá significado un cambio.

Gustavo Szpigiel
Director de Vis á Vis

 

3 COMENTARIOS

  1. La verdad yo no soy tan optimista, ejemplos tenemos de sobra. Durante gobiernos peronistas volaron la embajada, la Amia, mataron a Nisman, memorándum con Irán, ataques antisemitas. Por qué ahora debería ser distinto. El odio es parte de su esencia.

  2. Y porque los atentados fueron en gobiernos peronistas, por su buena relación con los países árabes o con el Estado de Israel, este concepto vertido en este sitio tiene mas que ver con una postura clasicista de las clases medias de la colectividad judía de la Argentina que es netamente de centroderecha y se alinea con gobiernos antipopulares como es el de cambiemos en la Argentina,no quieren ver los intereses geopolíticos y en el nuevo encuadre independiente de la politica internacional. Necesitamos un nuevo modelo económico para incluir a todos los argentinos para generar una politica inclusiva en la que se beneficien los mas pobres

  3. Ningún mench. Los acreedores de USA exigen otras cosas cuando negocian. Cualquier mench le da un voleo a la pseudoministra de seguridad cuando se expresa con tamaño desconocimiento sobre Hezbolá.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here