Los Judíos del mundo exigimos la palabra del Presidente Sánchez, del Rey Felipe  y la Justicia Española. Por Claudio Avruj

Hace exactamente un mes atrás, apenas 30 días, el mundo conmemoró el Día Internacional del Holocausto, dicho sea de paso, establecido por la Naciones Unidas por unanimidad en el año 2005, para recordar los 75 años de la liberación de Auschwitz, y comprometerse con la enseñanza que aquella infame experiencia de odio y muerte nos legó. Hace 30 días apenas, los líderes del mundo  se congregaron en Israel y luego casi simultáneamente el mundo estuvo en Polonia en las Puertas de Auschwitz haciendo su mea culpa y elevando las plegarias y las palabras justas y esperadas.

Hoy la Ciudad Real de España  nos confirma lo que se viene observando en Europa y en ese país con el antisemitismo y el negacionismo.

Es de una gravedad profunda y de consecuencias impredecibles lo ocurrido en el Carnaval de Campo de Criptana, donde hombres y mujeres desafiantes y portadores de odio,  a modo de comparsa han osado utilizar el Holocausto como su «Leiv Motiv», no escatimando en ningún detalle: hornos, trajes de SS, ropa de prisioneros, las banderas de Israel insultadas, todo valió para hacer la mayor representación de antisemitismo posible, sin tapujos, sin dobles discursos, con desparpajo y decisión.

El antisemitismo en España con la llegada al poder de Podemos, con su Vicepresidente Pablo Iglesias, se ha encumbrado, envalentonado y hasta podríamos decir que se ha empoderado como jamás imaginamos.

Vendrán con seguridad  los reproches, las quejas de los demócratas y de las Comunidades  Judías. Pero por supuesto que no habrá de alcanzar. No esta vez. Hará falta la respuesta contundente del presidente de España de los reyes y la justicia.

Recordemos que en Israel, en el FORO Mundial sobre Holocausto de hace apenas 30 días, el Rey Felipe de España estuvo presente. Debemos y queremos escucharlos.

Esperamos su repudio. Como esperamos las palabras cuando callaron en la oportunidad que el Vicepresidente hace 30 días omitió la palabra «judíos» al recordar el Holocausto.
Si el silencio y la indiferencia gana nuevamente sabremos que 30 días atrás en Polonia y Jerusalén venció la hipocresía política una vez más.

Y además asumiremos los judíos y los demócratas que la sociedad del mundo está en peligro real.

Por: Lic. Claudio Avruj: ex Secretario de Derechos Humanos de la Nación.              Presidente Honorario del Museo del Holocausto de Buenos Aires

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here