Solidaridad en la comunidad judía: la Fundación Jesed continúa atendiendo a los sectores más vulnerables

Fundación Jesed-Alfredo Fajer
Fundación Jesed-Alfredo Fajer

El director de la Fundación Jesed, Alfredo Fajer, dialogó con Vis á Vis y contó acerca de la tarea que está llevando a cabo para atender a los sectores más vulnerables de la comunidad judía en medio de la pandemia.

La institución solidaria se ubica en Anchorena 762 y atiende todos los días, menos en shabat, de 10 a 15 horas y brinda platos de comida kosher, vestimentas de todo tipo, muebles y electrodomésticos. Además, tiene un banco de medicamentos.

No obstante, debido a la aparición del Covid-19, ha tenido que planificar cómo ayudar a los sectores más vulnerables de la comunidad y a personas en situación de calle que necesitan comida, abrigos y/o medicamentos de forma directa e instantánea.

Fundacion Jesed Solidaridad en la comunidad judia
Fundacion Jesed – Solidaridad en la comunidad judia

¿Cómo comenzó su obra? ¿Quienes son los voluntarios que trabajan con él? ¿A quián va dirigida la ayuda y como se sostiene? Todas esas respuestas las brindó Fajer en diálogo con Vis á Vis.

«Ayudo porque hay que hacerlo, la gente lo necesita hoy. Hay que ayudar. Yo llegué a estar muy bien económicamente y de la noche a la mañana la situación cambió. La gente que yo necesitaba que me ayude bajaba la vista o cruzaba de vereda», recuerda Fajer.

«Cuando iba a instituciones a pedir ayuda me hacían presentar una carta y me decían que me comunicara dentro de tres o cuatro meses. Y yo lo necesitaba hoy. Es por eso que entendí que hay que ayudar», explica y agrega: «A la mayoría de la gente que viene a Jesed no la conozco y la primera vez la ayudamos igual, aunque nos equivoquemos».

¿Cómo surgió esto y desde cuándo?

Esto surgió porque yo a la vez me metí en un grupo de Facebook de «Ayuda a Quienes Necesitan», dónde una mamá contaba que perdía su casa y se quedaba en la calle con tres hijos.

Yo no hacía esto. Salvo en alguna institución como en El Lazo que íbamos a llevar comida una vez por mes a las familias carenciadas que tristemente es la palabra que se usa. Averigué que lo de esta mujer era verdad y propuse hacer una colecta. Costó mucho y veinticuatro horas antes (de que la pierda) logramos salvar su casa. Me ayudó incluso Roberto Moldavsky haciendo un show. Un montón de gente se movilizó para juntar dinero y yo iba contando en mí muro cuánto teníamos porque había gente que dudaba de que había otro interés.

El día que fuimos a pagar, subí el documento a mí muro de Facebook y a la página del grupo. A la noche cuando entré tenía una barbaridad de «Me gusta». Pero tenía tantos «Me Gusta» cómo pedidos de ayuda solidaria por Messenger. Más de 200. Entonces me di cuenta que había que hacer algo y decidí en este momento ayudar medio día y trabajar medio día. No me importa que me afecte económicamente y eso que no me sobra nada.

Yo empecé hace 7 años y Jesed tiene ahora dos años. Y dos meses desde que tenemos una sede (Anchorena 762).

Leer más: Solidaridad en tiempos de Coronavirus: solicitan donaciones para compra de máscara facial y barbijos de máxima seguridad para los profesionales de la salud

 

Fundacion Jesed Solidaridad en la comunidadj udia

¿Quiénes trabajan con vos? ¿Son voluntarios?

Las personas que están conmigo son todos voluntarios. Algunos son humildes y se los ayuda con comida, con lo que necesiten en el momento y otros no. Nadie cobra un sueldo. Ni siquiera yo, nadie. Son todos voluntariados.

Normalmente éramos un equipo entre ocho, trece o quince personas. A veces más, a veces menos. Desde la pandemia somos máximo cinco o siete personas para tener las medidas de seguridad para cuidarnos, ya que si se enfermara alguien no podríamos abrir y estamos trabajando como nunca y haciendo el trabajo fácil de veinte personas.

Aparte de voluntarios, vienen voluntarias a eso de las 13:00 o 14:00 hs todos los días y se encargan de repartir la comida, los alimentos no perecederos, medicamentos y vestimenta a toda la gente que no pueden acercarse a la sede por lo que sea que necesiten.
Fundación Jesed-Alfredo Fajer
Fundación Jesed-Alfredo Fajer
¿Recibís algún apoyo económico? ¿Cómo hacen para sostenerlo?
Nos vendría muy bien tener una camioneta para repartir la comida, un lugar donde no pagar alquiler y de verdad es como te dije solo ayuda de gente. El boca a boca y las redes sociales son muy importantes, tenemos la página de Facebook Alfredo Fajer o la página de Jesed de Facebook.

¿Las personas que se acercan a pedir ayuda o comida son de la comunidad judía solamente?

El 99,9% de las personas que pasan por Jesed son de la comunidad judía. De hecho los mandan de los templos, los shules, familia, de los chicos que van a los grupos los fines de semana. De todos lados los mandan, de capital y de provincia.

¿Se acercaron muchas familias?
En época normal por Jesed pasaban, y muchos me dicen que de hecho me quedo corto, entre 700 y 1000 personas al mes.
Hoy obviamente vienen muchas menos, pero se va mucho más a domicilio. Sobre todo para ayudar a la gente mayor y a las madres solas con hijos.
Yo diría que los pedidos de ayuda se multiplicaron fácilmente por diez. Estamos tratando de llegar a todos. Nos gustaría poder llegar a más.
El resto es una obra que nació a pulmón y si bien ahora estamos teniendo ayuda de la gente, todo nos cuesta. De hecho no tenemos apoyo de ninguna institución, solo de particulares. Nos encantaría.
De hecho pagamos alquiler, todo con mucho sacrificio y con ayuda particular que no son tantos y ojalá fueran muchos.
¿Cómo puede hacer alguien que necesite esa ayuda y quiere comunicarse con Jesed?
Quienes necesitan ayuda no tienen más que acercarse a la sede de Anchorena 762 de domingos a viernes de 10:00 a 15:00 hs. Solo no abrimos en Shabat.
Abrimos siempre. Aunque sea feriado nacional. Siempre de domingos a viernes. Salvo cómo te dije en fiestas judías y Shabat. También se pueden conectar por Facebook a mí muro Alfredo Fajer o la página de Facebook Jesed o en Instagram JesedOk.
Nosotros siempre tratamos de ayudar a todos como sea. Tratamos de estar siempre en todo. Es una obra que requirió mucho esfuerzo, hecha con el corazón más que nada y le ponemos todo.
Yo en este momento no puedo trabajar de lo mío, necesito para sostenerme y no me importa porque sé que hay gente que la está pasando muy mal y nadie puede ser indiferente y todos tenemos que ayudar.

 

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here