Alberto Fernández justificó el pacto con Irán

El triste silencio del American Jewish Committee
El triste silencio del American Jewish Committee

El presidente Alberto Fernández dejó de lado las críticas que manifestó contra el pacto que el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner firmó con Irán para que se extraditen los acusados por el atentado terrorista contra la AMIA.

“Argentina ha hecho muchos esfuerzos. Es algo que intentamos hasta el día de hoy porque no estamos en paz con esto. No podemos quedarnos en paz porque las víctimas están reclamando que los responsables se hagan cargo de lo hecho”, dijo el Jefe de Estado al exponer ante Dina Siegel Vann, del Comité Judío Estadounidense (AJC).

Fernández aseguró que el pacto con Irán se enmarcó en esas gestiones porque ese país “nunca accedió a extraditar a los responsables de estos hechos”.

Leer más: Alberto Fernández: «Hasta que el silencio aturda a la Presidenta»

“Inclusive, cuando se buscó un acuerdo con Irán, en el memorándum, que francamente yo critiqué mucho, en el fondo se buscó destrabar eso”, afirmó el primer mandatario.

Además, advirtió: “La Argentina todavía está en deuda con ese tema, pero la mayor deuda es la del país que no ha dejado acceder a los responsables, para que vengan y declaren, y si eventualmente terminan siendo inocentes, recuperarán su libertad y volverán a Irán”.

Antisemitismo en Argentina

Fernández sorprendió también en este punto (no hubo repreguntas en toda la entrevista) ya que expresó que el antisemitismo en Argentina es solamente de un grupo de extrema derecha. «La izquierda no es ni antisemita ni está en contra de Israel», declaró.

Leer más: El Frente de Izquierda repudió el comunicado de la OSA y aseguró sentir orgullo por «la trayectoria antisionista»

 

Con información de La Voz

1 COMENTARIO

  1. Esa manía de confundir. En la entrevista con Dina Siegel Vann el presidente aclaró que mantiene las críticas al Memorandum, pero son sobre su constitucionalidad y políticas. Cree que se firmo el Memorandum de un contexto donde no se podía avanzar el juicio pero que fue un error. Si alguna vez pensó que pudo haber un delito no deja de ser una opinión como la de cualquiera que tuvo opiniones en uno u otro sentido. Hasta el día de hoy no está probado que hubo delito y las declaraciones de Robert Noble hacen presumir que no lo hubo. Pasado los años y con mucha más información como se tiene ahora puede haber cambiado su opinión. ¿De que se lo acusa, de cambiar de opinión? Todos cambiamos de opinión con el tiempo. Pero el record lo tiene los presidente de la AMIA y de la DAIA que cambiaron de opinión cuando un día respaldaron al Medmorandum y al día siguiente, vaya a saber por qué, lo rechazaron. Está tan floja de papeles la acusación de Nisman y el temor que les da la declaración en el tribunal de Noble, que están haciendo lo posible para que éste no declare y la casa quede cajoneado la mayor cantidad de tiempo posible y poder seguir usando políticamente un delito que no existió y la lamentable muerte del fiscal Nisman que no fue asesinado.
    Otra cosa para confundir es enrrostrarle la declaración de los trotkista para contradecirlo cuando airma que la izquierda no es antisemita. Cuando la izquierda no trotkista se fue integrando en frentes la prensa comenzó a llamara los trotkistas la izquierda, ignorando a la otra parte de manera deliberada. Son una izquierda por default. Si queremos usar correctamente las categorías deberían ser catalogados como la ultraizquierda o la izquierda dogmática. A lo que el presidente se refería es la que siempre se conoció como izquierda que no es antisemita y que en muchas etapas de la historia jugó un rol preponderante en la lucha contra el antisemitismo y el fascismo.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here