Ex guardia nazi de 93 años pidió disculpas a las víctimas antes de su sentencia

Bruno Dey, ex guardia nazi
Bruno Dey, ex guardia nazi

Bruno Dey, ex guardia nazi, ofreció disculpas a las víctimas del Holocausto antes del veredicto en un juicio sobre su complicidad.

“Me gustaría disculparme con aquellos que pasaron por el infierno de esta locura, así como con sus familiares. No debe volver a suceder”, afirmó en un tribunal de Hamburgo.

En lo que podría ser uno de los últimos casos de guardias nazis sobrevivientes, Dey está acusado de complicidad en el asesinato de 5.230 personas. Su trabajo era en la torre de las SS en el campo de Stutthof, cerca de lo que entonces era Danzig, ahora Gdansk en Polonia.

Los fiscales buscan una pena de prisión de tres años para el ex guardia nazi. Pero su abogado defensor, Stefan Waterkamp, ​​solicitó una absolución o sentencia suspendida, alegando que su cliente “no sobreviviría” a la cárcel.

Por su parte, Dey negó cualquier culpa por lo que sucedió en el campo y dijo que el juicio «costó mucha fuerza”. “Me gustaría enfatizar nuevamente que nunca me habría suscrito voluntariamente a las SS o cualquier otra unidad, especialmente no en un campo de concentración”, expresó.

Además, agregó: “Si hubiera visto la oportunidad de retirarme del servicio, lo habría hecho”. Y mencionó que se dio cuenta de la “extensión de las atrocidades” al escuchar testimonios e informes de testigos.

“Estoy sin palabras. No quiero su disculpa, no la necesito», manifestó Marek Dunin-Wasowicz, un sobreviviente del campamento de 93 años.

Leer más: Alemania enjuicia a ex guardia nazi de 93 años por complicidad en 5.230 muertes
Leer más: Un sobreviviente del Holocausto abrazó y perdonó a un ex guardia nazi de 93 años

Dey está siendo juzgado en un tribunal de menores porque tenía entre 17 y 18 años en ese momento.

Por otra parte, su abogado expresó que Dey no sabía el alcance del “sadismo” y las “condiciones inhumanas” del campo. También que los crímenes nazis eran “incomprensibles” y que los testimonios de los testigos “sacudieron severamente” a su cliente.

Los nazis establecieron el campo de Stutthof en 1939, inicialmente usándolo para detener a prisioneros políticos polacos. Pero terminaron reteniendo a 110.000 detenidos, incluidos muchos judíos. Unas 65.000 personas perecieron en el campamento.

Dey, quien ahora vive en Hamburgo, se convirtió en panadero después de la guerra. Casado con dos hijas, complementó sus ingresos trabajando como camionero, antes de asumir un trabajo en mantenimiento de edificios.

Entró en la mira de los fiscales después de un histórico fallo de 2011 contra el ex guardia del campo de Sobibor, John Demjanjuk. Desde entonces, Alemania trató de llevar a juicio al personal de las SS sobreviviente por esos motivos en lugar de por asesinatos o atrocidades directamente relacionadas con el individuo acusado.

 

Vía DW / Enlace Judío

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here