Música para el Shabat: «Canciones en Idish de nuestra infancia» Por Leo Vigoda

Música para el Shabat: Tres melodías del cancionero Idish de nuestra infancia
Música para el Shabat: Tres melodías del cancionero Idish de nuestra infancia

Tres melodías del cancionero idish de nuestra infancia: Wie Nemt Men A Bissale Mazel, Finyam y Tum balalaika. Interpretadas por el cantante Leo Vigoda y los Klezmer Band.

Cuando éramos niños, la escuchábamos cantada por nuestros papas, zeides o tíos. Nos trae el recuerdo del aroma de la comida de la bobe y el correr por las grandes pasillos de las casas de antes. Sin coronavirus ni inseguridades. Disfrutando de los juegos y de la música judía.

Comienza con Wie Nemt Men A Bissale Mazel: dónde conseguir un poco de suerte y dónde conseguir un poco de fortuna. Luego Finyam para finalizar con la canción de amor: Tum balalaika

Leer más: ¡Shabat Shalom! Música para comenzar el Shabat con alegría

Deje que el dreidal se dé vuelta y traiga de vuelta esta suerte. Compositor y cantante, el Sr. Witler nació en Polonia en Shtetle Belz. Su familia jasídica era muy religiosa y no quería que Benzion actuara en el teatro. A los 12 años, se inscribió en secreto con «Freie Yiddish Folkbeine en Viena. Durante un tiempo, fue periodista, pero luego regresó al teatro. Era un cantante, compositor y compositor muy popular. Actuó en Europa del Este, Inglaterra y Francia. En 1940, llegó a los EE. UU. Y en un instante se ganó los corazones de la población judía.

La canción idish todavía genera gran interés en la comunidad judía. Para muchos, la canción es una incursión accesible hacia una experiencia más amplia de la cultura idish, una declaración de no asimilación y una expresión de raíces compartidas e identidad colectiva. Desde el resurgimiento klezmer, una nueva generación de gente joven creció rodeada de los sonidos de la canción y la música idish. No obstante ello, si bien algunos de la generación mayor del resurgimiento klezmer aprendieron idish en sus casas, esta cantidad todavía es menor en la generación siguiente y cada vez hay menos gente viva que recuerda la cultura idish tradicional de primera mano.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here