Israel aprobó la entrada de miles de estudiantes y mantiene el veto al turismo

Israel aprueba la entrada de miles de estudiantes y mantiene el veto al turismo
Israel aprueba la entrada de miles de estudiantes y mantiene el veto al turismo

Israel aprobó la entrada de miles de estudiantes al país -más de la mitad de ellos de escuelas religiosas judías- que podrán llegar en los próximos meses.

Mientras se mantiene el veto a turistas y otros extranjeros no residentes para evitar la expansión del coronavirus.

El coordinador nacional para la pandemia, Ronni Gamzu, autorizó el acceso para quienes estén formalmente inscritos en programas educativos.

Cuando aterricen deberán cumplir una estricta cuarentena de 14 días.

Según señaló hoy el Ministerio de Salud, la medida afectará a unos 12.000 estudiantes de yeshivá (escuela talmúdica).

También a 2.000 universitarios, 1.500 estudiantes de instituciones privadas y unos 5.000 becados en programas de voluntariado y estudios de la organización Masa.

Israel restringió desde el inicio de la pandemia la llegada de pasajeros de los países más afectados.

Leer más: El vergonzoso video que hicieron dos estudiantes en TikTok burlándose de los judíos enviados a Auschwitz

A mediados de marzo, cerró sus fronteras a extranjeros procedentes de cualquier parte del mundo.

Esa medida sigue vigente y se mantendrá por lo menos hasta inicios de septiembre.

Esto redujo enormemente el tráfico aéreo y disminuyó casi a cero la actividad turística, asestando un duro golpe al sector.

El país vive ahora una segunda ola del virus, con más contagios que la primera, y mantiene desde hace semanas cerca de los 2.000 contagios diarios.

Esto ha llevado a reimponer algunas de las restricciones impuestas en marzo, que han profundizado el daño a su economía.

La tasa de desempleo es superior al 20 %, frente al 3,3 % que se registró en febrero.

Según las proyecciones del Ministerio de Finanzas, el desempleo seguirá en un 15 % a finales de año.

El Producto Bruto Interno caerá alrededor de un 7,2 %.

Esto ha aumentado el malestar popular por la gestión de la pandemia y ha derivado en protestas casi diarias contra el primer ministro, Benjamín Netanyahu, tanto por su investigación por corrupción como por no haber logrado controlar los rebrotes.

La semana pasada Gamzu anunció un plan que da más poderes al Ejército para rastrear la cadena de contagios y frenar su propagación.

El Ministro de Salud, Yuli Edelstein, aseguró ayer que estos últimos días se estabilizó la curva de contagios (infecciones), pero advirtió de que «los números son aún altos y preocupantes».

Las salas para pacientes con coronavirus superan el máximo de sus capacidades en tres grandes hospitales, y dos están a punto de alcanzar su límite, informó el digital Ynet.

El país, con nueve millones de habitantes, registra más de 73.000 infectados y 541 fallecidos, y tiene en estos momentos 334 enfermos graves, un centenar de ellos con respiradores. EFE y Aurora

 

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here