Netanyahu: «Los Altos del Golán siempre serán parte de Israel»

En 2019, Netanyahu inauguró los «Altos de Trump» en los Altos del Golán.
En 2019, Netanyahu inauguró los «Altos de Trump» en los Altos del Golán.

Los Altos del Golán siempre serán parte de Israel, dijo el martes el primer ministro Benjamin Netanyahu. La declaración se dio luego que el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, se retractara del reconocimiento de la administración Trump de los Altos del Golán como parte de Israel.

«El Golán era y seguirá siendo parte de Israel», reafirmó Netanyahu mientras visitaba una clínica de salud en Zarzir, cerca de Nazaret. “Con un acuerdo, sin un acuerdo, no bajamos del Golán. Seguirá siendo una parte soberana del Estado de Israel».

Por su parte, Blinken manifestó en una entrevista en CNN el lunes por la noche que «Como cuestión práctica, creo que el control del Golán en esa situación sigue siendo de gran importancia para la seguridad de Israel».

“Las cuestiones legales son otra cosa, y con el tiempo si la situación cambiara en Siria, eso es algo que miramos, pero no estamos ni cerca de eso”, agregó.

Además, dijo que el gobierno del presidente sirio Bashar al-Assad, así como la presencia de grupos de milicias respaldados por Irán, representan una «amenaza de seguridad significativa» para Israel.

Los asesores del presidente estadounidense Joe Biden habían dicho anteriormente que no retiraría el reconocimiento estadounidense de la soberanía israelí sobre el Golán.

El ex presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, otorgó oficialmente el reconocimiento de Estados Unidos al Golán como territorio israelí en 2019. Eso significó un cambio dramático con respecto a décadas de política estadounidense.

A su vez, Israel ganó el control de los Altos del Golán de manos de Siria en la Guerra de los Seis Días de 1967. Luego, aplicó sus leyes al área en 1981. Ningún país, excepto Estados Unidos, ha reconocido la soberanía israelí sobre el Golán.

Mientras que, los partidos de derecha que se postularon en las elecciones de la Knesset en marzo, añadieron que la declaración de Blinken no los disuadiría de desarrollar los Altos del Golán.

El líder de New Hope, Gideon Sa’ar, tuiteó que Israel, bajo el ex primer ministro Menachem Begin, aplicó su soberanía a los Altos del Golán hace 40 años.

«El Golán siempre será una parte inseparable de Israel», escribió Sa’ar. «Un gobierno dirigido por mí fortalecerá y hará crecer nuestro asentamiento en los Altos del Golán».

Yamina respondió que “el futuro de nuestra tierra será decidido por las acciones de Israel y no por las palabras».

“Un gobierno israelí dirigido por Naftali Bennett actuará para fortalecer nuestro control sobre los Altos del Golán, Samaria, el Valle [del Jordán] y Judea y el resto de la tierra”, declaró el partido.

El Partido Sionista Religioso dirigido por MK Bezalel Smotrich utilizó la declaración de Blinken como una oportunidad para atacar a New Hope y Yamina por no respaldar inequívocamente a Netanyahu.

“Quien crea que puede dejar de lado sus valores incluso al precio de unirse a un gobierno de izquierda, se encontrará luchando no solo por el reconocimiento de los Altos del Golán, sino también contra la evacuación de las ciudades”, expresó el partido.

En la misma entrevista, Blinken reiteró comentarios anteriores de que “si Irán vuelve a cumplir con esas obligaciones en el acuerdo nuclear, haríamos lo mismo. Y, luego, trabajaríamos con nuestros aliados y socios para intentar construir un acuerdo más largo y más fuerte. Para también incluir algunos de estos otros problemas, como el programa de misiles de Irán, como sus acciones desestabilizadoras en la región, que también deben abordarse».

“El problema al que nos enfrentamos ahora es que en los últimos meses, Irán ha levantado una restricción tras otra». Aseguró que «el resultado es que están más cerca de lo que han estado de tener la capacidad a corto plazo para producir el material sólido para un arma nuclear».

Blinken criticó la decisión de la administración Trump de abandonar el acuerdo con Irán en 2018.

«Aplaudimos los Acuerdos de Abraham», comentó Blinken.

“Este es un importante paso adelante”, continuó. “Siempre que vemos a Israel y sus vecinos normalizando las relaciones, mejorando las relaciones, eso es bueno para Israel, es bueno para los otros países en cuestión, es bueno para la paz y la seguridad en general y creo que ofrece nuevas perspectivas a las personas en toda la región a través de los viajes, a través del comercio, a través de otro trabajo que puedan hacer juntos para mejorar de hecho y materialmente sus vidas, y eso es algo bueno».

Pero agregó: “eso no significa que los desafíos de la relación entre Israel y los palestinos desaparezcan. No lo hacen. Todavía están allí y no van a desaparecer milagrosamente. Así que debemos participar en eso, pero en primera instancia, las partes en cuestión deben participar en eso».

Blinken postuló que una resolución final entre Israel y los palestinos y la creación de un estado palestino no sucederá pronto. De todas formas, la administración Biden intentaría asegurarse de que ninguna de las partes tomara acciones unilaterales para hacer la paz más desafiante.

«Con suerte, veremos a ambas partes tomar medidas para crear un entorno mejor en el que puedan tener lugar las negociaciones», contó.

Si considera a Jerusalén como la capital de Israel, Blinken respondió: “Sí, lo creo. Y, lo que es más importante, lo hacemos».

Cuando se le presiona, Blinken no se compromete a saber si la administración Biden reconocerá una posible capital palestina en el este de Jerusalén. Optando en cambio por decir que un tema de este tipo debería ser negociado por las partes involucradas.

La OLP rechazó la declaración de Blinken de que Jerusalén era la capital de Israel. Jerusalén “es una parte integral del Territorio Palestino Ocupado y es la capital de Palestina. Para que Estados Unidos recupere su posición internacional, la administración estadounidense debe adoptar y respetar el derecho internacional. Además de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU”, tuiteó.

Asimismo, la decisión de Biden de no llamar al primer ministro ha despertado la atención en Israel y entre los expertos de Oriente Medio. Los ex presidentes Barack Obama y Trump hablaron con Netanyahu pocos días después de asumir el cargo.

Por último, cuando se le preguntó por qué Biden no ha hablado con Netanyahu, Blinken respondió: «Estoy seguro de que tendrán la oportunidad de hablar en un futuro próximo».

Vía The Jerusalem Post

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here