Matzá: cinco letras con infinitas bendiciones. Por Martha Wolff

matza-cinco-letras-con-infinitas-bendiciones-llega-pesaj-me-visto-de-fiesta
matza-cinco-letras-con-infinitas-bendiciones-llega-pesaj-me-visto-de-fiesta

Cuando llega Pesaj me visto de fiesta recordando lo que dijo Charles Chaplin: “Yo no soy político ni tengo convenciones políticas. Soy un individuo y un creyente en la Libertad. Esa es toda la política que tengo”. Y esa es la palabra que lo dice todo.

En cada celebración se fueron como las capas geológicas superponiendo unas sobre otras los recuerdos que se fueron sumando ante esta celebración, pero todos sobre un piso de matzá eterno que al pisarlo para volver a peregrinar por el desierto y su cocción al sol del amasado sin leudante, en cada crack y crick, cada rotura del frágil pan de la aflicción es un gemido y por el otro un grito de emancipación.

Leer más: Crónica de la historia de la continuidad judía en la celebración de Pesaj. Por Martha Wolff

Esa débil capa de reemplazo del pan horneado fue un desafío a seguir y enfrentar la autodeterminación entre la huída de Egipto y la Tierra de Israel. Sus restos craquelados al partirla son fragmentos de desierto que con los vientos de los tiempos traen voces y almas. De los que en el largo camino lloraron, cantaron y bendijeron la esperanza por venir.

Los ingredientes del plato del Séder  son todos representativos de los sufrimientos padecidos y que revividos es el homenaje a su travesía inolvidable y ejemplar de seguir luchando contra viento y marea contra el antisemitismo y el antisionismo vigente. Esta evocación y celebración anual es orgullo y perseverancia ante tanta ignorancia y odio.

Jag Sameaj

Martha Wolff – Periodista – Escritora

 

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here