Israel cerró sus últimas salas de coronavirus

Israel cerró el lunes sus dos salas de coronavirus restantes casi un año después de que se abrieran
Israel cerró el lunes sus dos salas de coronavirus restantes casi un año después de que se abrieran
Israel cerró el lunes sus dos salas de coronavirus restantes casi un año después de que se abrieran. La tasa de positividad de las pruebas de COVID-19 continúa disminuyendo.
El país comenzó a cerrar sus salas de coronavirus hace algunas semanas, cuando la campaña de vacunación de Israel empezó a dar frutos con una significativa disminución en el número de nuevos casos de coronavirus.

Los equipos médicos de los hospitales serán reasignados nuevamente a las salas de medicina interna que sufrieron una grave escasez de personal durante la pandemia. La tasa de positividad se ha reducido al 0,3%. «Hemos esperado este momento durante más de un año».

Las salas de COVID-19 en el Centro Médico Hillel Yaffe, en Hadera, y en el Centro Médico Baruch Padeh, en Tiberíades, eran las únicas dos que seguían funcionando. Ambas fueron cerradas finalmente el lunes. Los pacientes restantes fueron trasladados para recibir tratamiento en las salas de medicina interna.
Leer más: Gracias a la vacunación, Israel liberó el uso de barbijos al aire libre, las escuelas funcionan e ingresarán turistas
«Me complace anunciar que cerramos la última sala de COVID-19 activa», dijo el director del hospital, el doctor Mickey Dudkiewicz. «Ahora podremos asignar personal para hacer frente a las crecientes necesidades de nuestros departamentos de medicina interna. Estos seguían faltos de personal debido a la pandemia», agregó.
«Si surge una necesidad, volveremos a abrir las salas, pero esperamos que no haya tal necesidad», manifestó Dudkiewicz.
El Centro Médico Baruch Padeh también cerró su última sala de coronavirus el lunes. El primer paciente que desarrolló complicaciones por COVID-19 en Israel fue tratado allí en marzo de 2020 después de que fuera contagiado por un grupo de turistas surcoreanos que viajaban por el país en su autobús.
«Esta es una noticia muy alegre y alentadora. Acabamos de terminar de desinfectar la sala y esperamos volver a nuestro trabajo habitual», declaró el director del hospital, el doctor Erez Onn. «Nuestros equipos ahora pueden regresar a los departamentos de medicina interna», añadió.

Un día antes, el domingo, el Centro Médico Ziv, en Safed, también anunció que cerró su sala de COVID-19 restante, unos 400 días después de su apertura. «Hemos esperado este momento durante más de un año. Estoy feliz de que volvamos a nuestra rutina normal y de que nuestra lucha contra el coronavirus haya sido exitosa», dijo el profesor Salman Zarka, director del hospital.
Mientras tanto, sólo se detectaron 93 nuevos casos del virus en las 24,000 pruebas realizadas el lunes, lo que indica una tasa de positividad del 0.3%.

En total, actualmente hay 308 personas hospitalizadas por la enfermedad en todo el país. Al día de hoy, 187 se encuentran en estado grave y 113 están conectadas a respiradores artificiales. Este es el número más bajo de pacientes graves con COVID-19 desde julio de 2020.

Ynet en español

 

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here