En el mundo judío comienza esta noche la festividad de Lag BaOmer

Fogata por Lag BaOmer
Fogata por Lag BaOmer

Lag BaOmer,  es celebrado el día 18 de Iyar y 33 de la cuenta de Omer en el calendario judío.

Este día marca el aniversario del fallecimiento de Rabi Shimon bar Yochai, un sabio Mishná y el principal discípulo de Rabí Akiva en el siglo segundo. El día en el que revelaba los secretos más profundos de la cábala en el forma del Zohar (Libro del Esplendor). Un texto fundamental del misticismo judío. Esta asociación ha dado lugar a varias costumbres y prácticas bien conocidas en Lag Baomer. Incluyendo el encendido de hogueras peregrinaciones a la tumba de Bar Yochai  en la ciudad norteña israelí de Meron. Además de  diversas costumbres en la propia tumba.

Rabí Akiba tenía cuarenta años, era iletrado y extremadamente pobre cuando comenzó una vida de estudio de Torá. Se inspiró ante la visión de un pequeño chorro de agua que al golpear sobre la dura roca hizo un agujero. Se dijo entonces a sí mismo: “Si el agua al caer con constancia, puede hacer un agujero en la roca, igualmente si estudio con perseverancia, aún yo, puedo ser un Erudito”.

Leer más: Jabad: Gran festejo de Lag Baomer

Tanto logró Rabí Akiba con su esfuerzo que se convirtió en uno de los grandes sabios y maestros de nuestra nación. En su momento llegó a liderar una Academia de Estudios de Torá que contaba que contaba con más de 24.000 alumnos a lo largo y ancho de la Tierra de Israel.
Por no haber sido respetuosos entre ellos, una plaga los atacó durante los días de Omer y muchos fallecieron. Por esa razón, los días de Omer son considerados días de duelo. No se celebran casamientos y también hay otras limitaciones en lo que se refiere al regocijo durante este período. El día 33 del Omer –Lag Baomer- la plaga terminó. A partir de ese momento, Lag Baomer se convirtió en un día festivo y auspicioso.

Su significado

La Guemará (el Talmud), testimonia que los estudiantes que fallecieron eran “alumnos de Rabí Akiba”. Se entiende que debían ser merecedores de ese título. Eso significa que estaban dedicados al estudio de la Torá y al cumplimiento de las Mitzvot con devoción, diligencia y Mesiruth Nefesh (autosacrificio). Tal como su maestro, el grande y exaltado sabio Rabí Akiba les había enseñado.

Se deduce de ello, que la falta de respeto que hubo entre ellos, no pudo ser a causa de algo trivial, sino que estuvo motivado por el alto nivel espiritual en que se encontraban como alumnos de Rabí Akiba.

Su enseñanza

A la luz de lo antes mencionado, podemos ver que la historia de Lag Baomer en la Guemará, nos enseña cuál debe ser nuestra conducta.
La instrucción consta de tres partes:
1) El servicio a Di-s debe ser hecho con verdadera inspiración y vitalidad. Al punto que se refleje en la totalidad de la personalidad del individuo.
2) Lo recién mencionado incluye –por supuesto- la gran Mitzvá de “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”.
3) Además, el individuo debe mirar en forma respetuosa y benevolente a cada judío que está absolutamente comprometido con la Torá y el cumplimiento de las Mitzvot. Aunque difiera en su forma de servicio, sea por amor o por reverencia, etc.

Matan Torá Shel Pnimiut Hatorá

Existe una profunda relación entre Lag BaOmer y la Redención. Entre los jasidim Lag Ba Omer es llamado, “Matan Torá shel Pnimiut Ha Tora” (día en que nos entregaron la profundidad de la Torá).
Este es el día en el que se nos dio la fuerza para revelar en este mundo inferior, la luz profunda de la Torá y de esta manera comenzó la preparación concreta para la revelación de la verdad intima y profunda con la Redención verdadera y completa.

También Lag BaOmer nos da el potencial para que la profundidad de la Torá sea recibida con los recipientes del mundo material y se haga parte del mismo.

La fuerza de los primeros

Se cuenta acerca de Rabí Iosef Caro, (autor del código de leyes judías, el Shuljan Aruj) que se hallaba concentrado tres días con un fuerte interrogante. Hasta que finalmente y luego de un gran esfuerzo encontró la respuesta.

Cierto día, entró a la casa de estudios y escuchó a un simple estudiante analizando aquel mismo tema que tanto lo había ocupado. Grande fue su asombro cuando escuchó que este hombre, que no era un erudito, halló la respuesta inmediatamente.

Esta situación le produjo una gran amargura, hasta que le fue revelado desde el cielo, que una vez que él halló la respuesta con tanto esfuerzo, la “trajo” al mundo. Así les abrió el camino a las personas sencillas para que puedan descubrir la respuesta de manera más sencilla.
Este concepto se conoce como “apertura del canal”. De esta manera se explica, por ejemplo, la gran admiración que nos produce la entrega total de Abraham a Su Creador.

La revelación del Mashiaj

Rabi Shimóm Bar Iojai, autor del “Zohar”, fue quien abrió el canal de parte más íntima de la Torá (Incluso en el Zohar, muchas veces aparece la expresión “abrió”, “abrió Rabí Shimón”, frases que sugieren la apertura del canal para la recepción de tanta abundancia.)
Tenía el don especial de estudiar la Torá en un nivel de “visión”, es decir que cuando se dedicaba al estudio, podía “ver” los asuntos de la Torá como son en la realidad y en su aspecto más profundo, hasta su raíz superior.

En Lag BaOmer, día de su fallecimiento, su trabajo llegó a la plenitud, por eso estaba tan contento y ordenó que todos se alegraran en el aniversario de su desaparición pues ese día completó su misión en el mundo.

En el día del aniversario de su fallecimiento, (como en el de todos los tzadikim) se elevan y se revelan todas las buenas acciones de su vida.

Fuente: Jabad Luvabitch

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here