Un alemán de 84 años multado por mantener un tanque nazi en su garaje subterráneo

Tanque nazi
Tanque nazi

Un alemán de 84 años fue multado con 250.000 euros (297.000 dólares) por almacenar una colección de armas de la Segunda Guerra Mundial en su sótano, incluido un tanque nazi de 45 toneladas.

El tribunal de Kiel, Alemania, condenó al hombre alemán de 84 años bajo la Ley de Control de Armas de Guerra del país después de que un registro en su casa resultó en el descubrimiento de una gran colección de armas militares de guerra almacenadas en su garaje subterráneo, incluido el tanque Panther, un torpedo, morteros, cañones antiaéreos, ametralladoras, pistolas automáticas y 1.500 cartuchos.

Por su parte, el nombre del acusado se mantuvo confidencial debido a la ley de privacidad alemana. Recibió una sentencia suspendida de 14 meses. Debe donar o vender el tanque y los cañones antiaéreos a un museo o coleccionista dentro de dos años.

Los cañones del tanque no funcionan. Sin embargo, todavía está operativo y podría impulsarse. Según los informes, el alcalde de la cercana ciudad de Keikendorf dijo: «Estaba andando con esa cosa durante la catástrofe de nieve de 1978».

Erdogan una vez más compara a Israel con la Alemania nazi, dice que comete «genocidio cultural»

El ex jefe de la CIA comparó la política de «separación de familias» de Estados Unidos con la Alemania Nazi

El ejército alemán envió 20 soldados a la casa del hombre, donde pasaron nueve horas sacando el tanque y el efectivo de las armas de su sótano subterráneo.

El Panther se cargó en un remolque utilizando otros tanques para tirarlo. Las multas y el tiempo en la cárcel bajo la Ley de Control de Armas de Guerra dependen de la funcionalidad de las armas.

Además, el abogado del hombre argumentó que si bien su colección contenía artículos clasificados como armas militares, la fiscalía no probó su caso y violó la ley.

El juez le dijo al tribunal que el testimonio de un experto demostró que la oxidada pistola del Panther podría limpiarse y restaurarse en unos días. El motor del tanque fue restaurado pero le faltaban huellas.

A su vez, el abogado enfatizó ante el tribunal que su cliente no es un simpatizante de los nazis y que la restauración de artículos de su colección fue el «trabajo de su vida».

Vía Arutz Sheva

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here