Empleada de un hospital pidió «enviar a una cámara de gas» a un grupo judío que hizo una fiesta

Doreen Bonello
Doreen Bonello

Empleada de un hospital australiano pidió que grupo judío que celebró una fiesta y violó restricciones de Covid sea enviado a una «cámara de gas».

«Fue un día terrible para la comunidad judía», dijo Dvir Abramovich, presidente de la Comisión Antidifamación, a The Times of Israel. Además, contó que hubo una gran cantidad de comentarios antisemitas en las redes sociales.

Entre muchos otros incidentes, una sinagoga y un instituto judío recibieron llamadas de odio y amenazas.

La empleada del hospital se llama Doreen Bonello, quien publicó un comentario en las redes sociales tras darse a conocer la noticia, que pedía enviar a los judíos que violaron un estricto bloqueo por coronavirus en Melbourne al celebrar una fiesta de compromiso a una «cámara de gas».

Abramovich publicó una captura de pantalla del comentario que compartieron miembros de la comunidad judía. Lograron identificar a Bonello, según su propio perfil, como asistente clínica en el Royal Melbourne Hospital.

Fiesta ilegal en Australia
Fiesta ilegal en Australia

Los miembros de la comunidad se comunicaron con el hospital para quejarse. Varios de ellos publicaron una respuesta que recibieron que decía: “Fuimos alertados de la publicación y derivamos el problema a nuestro equipo ejecutivo para que tome medidas. Estos comentarios no reflejan el Royal Melbourne Hospital y nuestros valores».

“Entendemos que este lenguaje puede desencadenar a los miembros de la comunidad y estamos trabajando para rectificar esta situación”, expresó, por su parte, el hospital.

Abramovich también publicó grabaciones de mensajes dejados por teléfono en una sinagoga local y un instituto judío, ninguno de los cuales identificó.

«Ustedes son todos pedazos de mierda», dijo una persona que llamó. “Todos ustedes judíos [sic] son ​​pedazos de mierda. ¿Cómo se atreven a tener una fiesta?» y «Espero que todos mueran» fueron algunos de los comentarios.

«El umbral de tolerancia de todos está en un punto de ruptura», mencionó el líder de la Comisión Antidifamación.

“Este evento le ha dado a la gente licencia para expresar opiniones antisemitas desagradables. La gente está usando esto como una excusa para convertir a los judíos en un chivo expiatorio. La gente señala con el dedo como si el encierro fuera causado por los judíos. Ha reforzado los mitos antisemitas de que no se puede confiar en los judíos”, agregó.

La fiesta de compromiso fue condenada rotundamente por el resto de la comunidad judía y también por el primer ministro de Victoria, Dan Andrews.

“Estoy enojado”, dijo Andrews, sin mencionar que la fiesta era en la comunidad judía. «Sé que muchas personas en Victoria están enojadas por ese evento, no debió suceder».

Además, Andrews confirmó que se identificaron infecciones por COVID-19 en la fiesta, lo que la convierte en un «evento de transmisión».

Vía The Times of Israel

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here