Adolescente israelí encuentra artefactos históricos en los Altos del Golán

Omer Skolnik en un antiguo búnker del ejército sirio en los Altos del Golán
Omer Skolnik en un antiguo búnker del ejército sirio en los Altos del Golán

El adolescente israelí Omer Skolnik, de 13 años, encontró artefactos históricos en un antiguo búnker del ejército sirio en los Altos del Golán.

«Desde que me acuerdo tengo este pasatiempo increíble de coleccionar artefactos», afirmó. «En los últimos años lo desarrollé con el objetivo de recolectar artefactos militares».

Con 10 años, Skolnik recibió un detector de metales como regalo y, desde entonces, exploró nuevos lugares, en su mayoría campos de batalla históricos, en busca además de elementos que posiblemente puedan arrojar un poco de luz sobre la historia.

El joven vive en Nes Ziona y pronto ingresará a primer año. Uno de sus sitios favoritos para explorar es un antiguo campo de batalla de la era de la Primera Guerra Mundial que vio fuerzas de Nueva Zelanda, que lucharon bajo el ejército egipcio, soldados de batalla del Imperio Otomano.

«Vivo al lado de un campo de batalla y, a veces, voy allí con mi papá o amigos para buscar artefactos interesantes. Al día de hoy encontré botones de uniformes militares británicos y principalmente munición vieja. Todo lo que encuentro lo conservo y publico en Internet. Incluso cuando volamos al exterior preparo un mapa con anticipación y marco todos los lugares a los que podemos ir y buscar artículos interesantes», aseveró.

La semana pasada, el adolescente israelí y su familia estuvieron de vacaciones en el norte de los Altos del Golán. Esa vez también preparó una lista de los lugares que planeaba explorar.

«Durante los preparativos para el viaje encontré un lugar cerca de la base Revaya del Cuerpo Blindado de las FDI en el área de Trump Heights, que se describió como un búnker sirio. Hicimos una excursión por el área y finalmente comenzamos a explorarlo. Al principio no lo encontré, pero eso es común porque a veces las aberturas son pequeñas y están ocultas», manifestó.

«Dentro había muchas cosas, cápsulas del tiempo real. También encontramos los restos de un sombrero, piezas de uniforme con manchas de sangre, hojas de afeitar, botellas y numerosos documentos», continuó.

Skolnik, por su parte, guardó los documentos y comenzó la tarea de traducirlos con la ayuda de personas en Internet y parientes de habla árabe. «Según la traducción, entendimos que [uno de los documentos] fue escrito aparentemente por un médico sirio, que contenía una larga lista de medicamentos que le pidió al ejército sirio que suministrara al búnker», comentó Skolnik.

«Es difícil convertir un pasatiempo en una profesión, pero quiero ser historiador. Espero tener éxito», finalizó

Vía Israel Hayom

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here