Organización judía rescató al equipo de fútbol femenino de Afganistán y la capitana lo agradeció por twitter

moshe-margaretten-presidente-de-asociacion-judia-que-rescato-al-equipo-de-futbol-femenino-de-afganistan-y-la-capitana-lo-agradecio-por-twitter
moshe-margaretten-presidente-de-asociacion-judia-que-rescato-al-equipo-de-futbol-femenino-de-afganistan-y-la-capitana-lo-agradecio-por-twitter

El Rab Moshe Margaretten es el presidente de Tzedek Asociation, una organización judía que se dedica es sacar a los judíos del peligro en todo el mundo. Es utraortodoxo. Se contactó con Moti Kahana, un empresario israelí-estadounidense, para que pueda financiar la salida de Zebulon Simantov, el último judío de Afganistán.

Kahana le dijo a Margaretten lo que muchos otros habían oído: Simantov no se iba a ir por su prolongada negativa a conceder a su esposa israelí un “guet”, o decreto de divorcio. Simantov temía enfrentarse al sistema legal israelí, que penaliza dicha negativa.

Pero Kahana tuvo otra idea. El equipo que envió a Kabul para extraer a Simantov se enteró de que había muchas mujeres en peligro de ser objetivo de los talibanes cuando asumieron el control total de Afganistán, entre ellas miembros del equipo nacional de fútbol femenino del país, junto con jueces y fiscales.

¿Estaba Margaretten interesado en pagar por su extracción?

“Absolutamente”, dijo Margaretten. “Dame 10 horas”.

Leer más: Talibanes prometen que el único judío de Afganistán estará a salvo

En un día, Margaretten, que tiene su sede en Williamsburg, Brooklyn, había reunido 80.000 dólares de su comunidad ultraortodoxa. Envió los fondos a la consultora de Kahana, GDC, y el miércoles, Kahana estaba, desde su granja de Nueva Jersey, coordinando la extracción de al menos cuatro jugadores de fútbol, un juez, un fiscal y sus familias, por tierra y por aire. Kahana dijo que eran 23 personas. Margaretten dijo que el dinero también ayudaría a los refugiados después de su salida.

El viernes, Kahana dijo que su equipo había sacado a otras 23 personas.

Khalida Popal, ex capitana de la selección nacional de fútbol femenino, que ahora está radicada en Dinamarca y lidera los esfuerzos para extraer a las jugadoras, agradeció a la asociación sin fines de lucro de Margaretten, Tzedek, en Twitter el jueves por la tarde, mientras el mundo se tambaleaba por las noticias de un masivo atentado suicida en el aeropuerto de Kabul.

“Gracias @Tzedek_Assoc por su increíble ayuda con este esfuerzo de rescate para salvar vidas, incluyendo la coordinación al aeropuerto y otras rutas, y las conexiones políticas”, dijo. “¡Juntos estamos salvando vidas!”.

(Margaretten dijo que parte de los fondos se dirigen a través de Tzedek, y otra parte va directamente al proyecto de ayuda a los refugiados).

Popal no añadió detalles y no devolvió las solicitudes de entrevista, pero su expresión de alivio llegó después de días de tuits que expresaban ansiedad e incertidumbre. Según el Washington Post, otro avión cargado de jugadoras de fútbol afganas, sus familiares y funcionarios partió hacia Australia el martes, con 75 personas a bordo del vuelo de rescate.

“Moti me dijo: ‘Mi gente allí en el terreno me dice que hay un grupo de jugadoras de fútbol, y que temen mucho por sus vidas’”. “Creen que serán un gran objetivo de asesinato para los talibanes. Quizá quieran involucrarse para salvar sus vidas”.

Ahora se ha convertido en una misión. Margaretten y Kahana dicen que planean extraer a docenas de personas más por tierra y por aire. 

La ley es vista como uno de los mayores éxitos de la administración Trump, y para el yerno y asesor judío de Trump, Jared Kushner. Margaretten encendió las velas en la fiesta de Hanukkah de la Casa Blanca de 2019.

No obstante, sigue pendiente de Simantov.

“Le dije a Moti Kahana que, por favor, tuviera a alguien que lo vigilara. No quiere irse, pero tendremos a algunas personas vigilándolo [para que nadie] le haga daño”, dijo.

Israel Noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here