Herzog encendió la primera vela de Jánuca en la Tumba de los Patriarcas

Herzog encendió la primera vela de Jánuca en la Tumba de los Patriarcas
Herzog encendió la primera vela de Jánuca en la Tumba de los Patriarcas
El presidente israelí Yitzhak Herzog dijo este domingo que la conexión judía con Hebrón es “incuestionable”, en una ceremonia en la que encendió la primera vela de de Jánuca en la Tumba de los Patriarcas, informó The Times of Israel.

La visita generó una protesta de manifestantes israelíes de izquierda que fueron bloqueados por fuerzas de seguridad para que no entraran a Hebrón.

Hablando en la Tumba de los PatriarcasHerzog dijo que la conexión judía con la ciudad y la tumba está “más allá de toda controversia”.

“La conexión histórica de los judíos con Hebrón, con la tumba del patriarca, con la herencia de los patriarcas y matriarcas es incuestionable. El reconocimiento de esta conexión debe estar más allá de toda controversia”, dijo.

Leer más – Shulamit Cohen: la espía argentina del Mossad en El Líbano
Al mismo tiempo, también hizo un llamado a la herencia compartida entre judíos y musulmanes. Lo hizo pesar de las tensiones siempre presentes en la ciudad, que se han agudizado en torno a su visita que contó con un notable operativo de seguridad.

“No estarán de acuerdo en todo, pero debemos recordar que ‘todos somos hijos de un hombre’”, dijo según un comunicado de su oficina, citando la Biblia.

“Todos hemos compartido raíces de esta cueva. Paralelamente, tenemos que recordar que nuestras raíces no son las únicas que se remontan a esta cueva. Especialmente hoy, y especialmente aquí, en este espacio sagrado dedicado a todos los hijos de Abraham, tenemos que seguir soñando con la paz. Debemos hacerlo entre todas las religiones y credos en esta tierra. Hay que condenar cualquier tipo de odio o violencia”, agregó.

Los activistas de izquierda protestaron con carteles en hebreo e inglés acusando a Israel de apartheid. Pidieron “desterrar la oscuridad”, en referencia a una famosa canción infantil de Jánuca, informó Enlace Judío.

“Mientras el presidente enciende una vela con Baruj Marzel y los kahanistas, las fuerzas de seguridad están impidiendo que los ciudadanos respetuosos de la ley ejerzan su derecho a protestar”, dijo la organización Paz Ahora, refiriéndose a un expolítico ultranacionalista que presuntamente acudió a la ceremonia.

Leer más – Jánuca y las nueve velas de fe y esperanza. Por Martha Wolff
El encendido de velas de Herzog también enfureció al partido de izquierda Meretz, miembro de la coalición de gobierno de Israel.

“Desafortunadamente, en Kiryat Arba, la policía nos bloqueó violentamente y nos demostró que Hebrón no es parte de Israel“, tuiteó el diputado Mossi Raz de Meretz.

El sitio es considerado sagrado tanto por judíos como por musulmanes y es utilizado para oraciones por fieles de ambas religiones. Ha sido un importante foco de violencia en el pasado.

Antes de la visita de Herzog, el grupo terrorista Hamás advirtió que el plan para celebrar la primera noche de Jánuca en el sitio sagrado era “una provocación” y “una flagrante violación” de la santidad del sitio, al tiempo que pidió a los palestinos que se enfrentaran a las fuerzas israelíes en el lugar.

En un comunicado, Hamás dijo que “la ocupación es totalmente responsable de las repercusiones de este ataque” en el sitio.

Las organizaciones israelíes de izquierda Paz AhoraBreaking the SilenceCrime MinisterMadres Unidas contra la Violencia y otros dijeron que la visita del presidente a Hebrón “legitima el régimen de apartheid. También la violencia incesante de los colonos, bajo la cual viven los residentes palestinos de la ciudad”.

Leer más – Recetas tradicionales para preparar en Jánuca

Afirmaron que Herzog estaba alentando a “los partidarios del terrorismo judío y a la gran injusticia que allí se desarrolla a diario”, acusando al presidente de postrarse ante la derecha israelí para ganarse su favor.

Paz Ahora agregó que “es inconcebible que el presidente, que debería ser una figura unificadora, elija encender una vela en el sitio que, de todos los lugares, se ha convertido en el bastión del kahanismo y en un símbolo de opresión y violencia”.

Hebrón es la ciudad más grande de Judea y Samaria y alberga a unos 1,000 colonos, que viven bajo una fuerte protección militar, entre más de 200,000 palestinos.

La ciudad está controlada principalmente por la Autoridad Palestina, pero el área de la tumba y las áreas adyacentes están controladas por Israel.

La Tumba de los Patriarcas es frecuentada por judíos durante Shabat y festivos y, a menudo, bajo protección militar. Hebrón ha sido escenario de numerosos ataques e intentos de ataque contra israelíes.

También es el lugar de uno de los peores incidentes de violencia de los colonos contra los palestinos, la masacre de 1994 perpetrada por el extremista de extrema derecha Baruj Goldstein, quien abrió fuego durante el rezo musulmán, matando a 29 personas e hiriendo a más de 100.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here