Van a venir por nosotros, que no sea tarde. Por Gustavo Szpigiel

van-a-venir-por-nosotros-que-no-sea-tarde-debemos-convertirnos-en-protagonistas-editorial-Gustavo-Szpigiel
van-a-venir-por-nosotros-que-no-sea-tarde-debemos-convertirnos-en-protagonistas-editorial-Gustavo-Szpigiel

¿En algún momento dejaremos de ser comentaristas de lo que sucede para convertirnos en protagonistas (aunque sea secundarios)?

¿Cuántas veces nos sucedió que fuimos testigos de algún hecho y no intervenimos?

Hemos escuchado y leído que la red social Twitter es una “cloaca” u otros adjetivos aún peores. Pero cuando leemos algo que es grave desde lo ofensivo (ataque de odio, antisemitismo, racismo, insultos o agravios), ¿denunciamos o bloqueamos a ese usuario? ¿Cuántas veces lo hicimos?

Desde el anónimo cualquiera puede escribir lo que sea. No hay manera de demostrar que lo que escribe no es verdad, sólo lo saben aquellos que conocen al destinatario de la ofensa, pero hay un “mundo” que no. Y si ese destinatario es una figura pública, peor aún.

Alguien con casi 50 mil seguidores ataca al periodista Alfredo Leuco acusándolo de asesino y terrorista que quiso hacer caer al gobierno de Raúl Alfonsín con el copamiento al Regimiento de La Tablada. Seguidores de ese usuario comienzan a relacionarlo con Alberto Nisman y con Israel. A continuación se ataca a Israel diciendo que quiere copar la Patagonia y que es un “pueblo genocida” que mata a los palestinos. Y así el hilo continúa…

El sábado, un terrorista atacó a un israelí en Jerusalén con un cuchillo. Los policías lo neutralizaron, no soltó el cuchillo, amagó con atacar soldados y, por lo tanto, lo abatieron. Desde los medios palestinos surge el video editado desde que el terrorista cae abatido por las fuerzas de seguridad israelíes, omitiendo la primera parte del ataque. Usuarios de redes “compran” esa información al igual que medios europeos no simpatizantes con Israel precisamente y se viraliza la mitad de la historia.

Leer más: Un terrorista palestino acuchilló a un joven judío ortodoxo en Jerusalén

Por su parte, el acusado por complicidad en el atentado a la AMIA, Carlos Telleldín (absuelto en diciembre 2020), lo replicó en sus redes como si fuera cierto que Israel abatió a un “palestino desarmado”. Son pocos los que respondieron  a eso y en algún lado queda instalado que el agresor es Israel.

Otro caso. Hace pocas semanas, a un matrimonio estadounidense lo bajaron de un avión porque no quiso apoyar el Talit en el suelo, debajo del asiento. Nadie en el avión reaccionó y se quedaron abajo. “La gente” quería que el avión partiera.

Leer más: Expulsan de un vuelo a un matrimonio judío que no quiso colocar la bolsa con el Talit en el piso debajo del asiento

Todos los días surgen muestras de antisemitismo en Argentina y en el mundo. Están quienes inician la campaña y quienes la continúan en todas partes del mundo. Cada vez se acrecienta más. Y cada vez es más la gente que se acostumbra a que esto suceda. Es hora de una respuesta. De quien corresponda. La historia nos demanda que así sea. Para que no lamentemos que el día que llegue, sea tarde.

Gustavo Szpigiel

Director de Vis a Vis

2 COMENTARIOS

  1. El año pasado, a principios de Julio de 2020, la hija de la vice, Florencia Kirchner Fernández, con un cuarto de millón de seguidores en Instagram, hizo un posteo reivindicando a la mujer terrorista Palestina Leila Khaled.
    DAIA central hizo silencio, para variar.
    Diez Filiales DAIA del interior del país hicimos un comunicado muy fuerte.
    Lo enviamos a Vis a Vis.
    Estuvo unos minutos on line.
    Alguien de la calle Pasteur levantó un teléfono y lo bajaron.

    Dice Gustavo Szpigiel en su posteo: «Es hora de una respuesta. De quien corresponda.»
    La DAIA Central muchas veces hace un temeroso silencio.
    Algunas Filiales del interior ponemos lo que hay que poner arriba de la mesa, y con un llamado Pasteur convence a Vis a Vis de tapar ese comunicado.
    Mea Culpa y COMPROMISO.
    En la lucha contra el Antisemitismo estamos TODOS.
    Eso incluye a los medios. También a Vis a Vis.

    Un afectuoso abrazo desde Tucumán

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here