Canciller israelí Lapid en Mauthausen: «Vine aquí hoy para recordarle al mundo que Bela Lampel no era un número, era mi abuelo»

canciller-de-israel-lapid-en-el-campo-de-concentracion-de-mauthusen-
canciller-de-israel-lapid-en-el-campo-de-concentracion-de-mauthusen-

El Ministro de Asuntos Exteriores y Presidente de Yesh Atid, Yair Lapid, en una visita especial al Campo de Concentración de Mauthausen para conmemorar el Día Internacional de Conmemoración del Holocausto junto al Canciller de Austria, Karl Nehammer. Junto a ellos: el Ministro de Asuntos Exteriores de Austria, Alexander Schallenberg, el Ministro del Interior de Austria, Gerhard Karner, y el presidente de la Comunidad Judía, Oskar Deutsch.

«Los nazis pensaron que ellos eran el futuro y que los judíos serían algo que solo se encuentra en un museo. En cambio, el Estado judío es el futuro y Mauthausen es un museo».

“Vine aquí hoy para recordarle al mundo que Bela Lampel no era un número. Me envió aquí hoy para decir en su nombre que los judíos no se han rendido. Han establecido un Estado judío fuerte, libre y orgulloso, y enviaron a su nieto, para que los represente aquí hoy».

Leer más: Hoy es el Día Internacional de Conmemoración en memoria de las víctimas del Holocausto​

En su discurso, el canciller austriaco Karl Nehammer se dirigió al ministro Lapid, diciendo:“Querido Yair, te pido disculpas en nombre de la República de Austria por los crímenes cometidos aquí. Me disculpo porque tu abuelo fue asesinado aquí.”

El ministro Lapid rezó el Kaddish del doliente y depositó una ofrenda floral en nombre del gobierno israelí. Más adelante en el recorrido, el Ministro encendió una vela en la Sala de los Nombres en memoria de su abuelo, Bela Lampel z”l, y en memoria de todos los que perecieron en Mauthausen.

canciller-de-israel-lapid-en-el-campo-de-concentracion-de-mauthusen-
canciller-de-israel-lapid-en-el-campo-de-concentracion-de-mauthusen-
Más de las declaraciones del Ministro:

«Vine aquí hoy para recordarle al mundo que Bela Lampel no era un número. Era mi abuelo. Amaba a su bella esposa. Iba a los partidos de fútbol con su hijo. Nunca le hizo daño a nadie. No era un hombre importante. No odiaba a nadie, simplemente era… judío”.

«Cuando llegó aquí, los nazis ya sabían que habían perdido la guerra. La poderosa máquina que era el ejército alemán se había derrumbado. Necesitaban a cada soldado, cada rebanada de pan, cada rifle y, sin embargo, continuaron matando judíos». hasta el último momento».

«Según los registros aquí en Mauthausen, mi abuelo murió en abril de 1945. Un par de semanas después, la Alemania nazi se rindió. Esa fue la última cosa importante que hicieron los nazis: matar a mi abuelo».

Leer más: ¿Sabes lo que banalizas cuando banalizas? Por Gustavo Szpigiel

«Pero morir no fue lo último que hizo. Porque mi abuelo hizo otra cosa, incluso si lo hizo después de su muerte: me envió aquí hoy».

«Grenpa Bela, un hombre tranquilo cuyo apodo familiar era «Bela el Sabio», me envió aquí hoy para decir en su nombre que los judíos no se han rendido. Han establecido un Estado judío fuerte, libre y orgulloso, y envió a su nieto, para representarlos aquí hoy».

«Los nazis pensaron que ellos eran el futuro y que los judíos serían algo que solo se encuentra en un museo. En cambio, el Estado judío es el futuro y Mauthausen es un museo. Descansa en paz, abuelo, ganaste».

canciller-de-israel-lapid-en-el-campo-de-concentracion-de-mauthusen-
canciller-de-israel-lapid-en-el-campo-de-concentracion-de-mauthusen-

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here