El drama de los judíos ucranianos que todavía no lograron escapar

el-drama-de-los-refugiados-judios-ucranianos-que-todavia-no-lograron-escapar
el-drama-de-los-refugiados-judios-ucranianos-que-todavia-no-lograron-escapar

Este domingo, tres aviones chárter aterrizaron en Israel con 400 refugiados judíos ucranianos que huían del drama por la invasión rusa a Ucrania, pero decenas de miles siguen en peligro de muerte sin saber lo que les deparará el día siguiente.

Lo que sea que te digan las cadenas de noticias, es solo una fracción de lo que realmente está sucediendo. La gente se queda sin nada. La devastación es desenfrenada», lamenta el rabino Zushe Abelsky, director de Jabad de Moldavia. El mundo debe venir al rescate de los refugiados abandonados en el frío sin un centavo a sus nombres. «Debemos llevar cada onza de luz que podamos a estas personas. ¡Solo tienen que depender de nosotros!»

A medida que la tragedia en Ucrania continúa escalando, ciudades enteras desaparecen ante nuestros propios ojos. Miles de judíos de las ciudades de Kiev, Dnepropetrovsk, Odessa y otras áreas de Ucrania continúan llegando a Moldavia. Mientras que para algunos es una escala temporal antes de continuar a otros destinos en Europa o Israel, muchos otros llegan conmocionados, destrozados y confundidos. Sin planes ni idea para el futuro.

Leer más: Israel construye centros de ayuda a refugiados en la frontera con Ucrania
el-drama-de-los-refugiados-judios-ucranianos-que-todavia-no-lograron-escapar
el-drama-de-los-refugiados-judios-ucranianos-que-todavia-no-lograron-escapar

Aquí es donde entra Jabad de Moldavia, para ayudar a sus hermanos judíos en necesidad. En estos momentos, miles de refugiados judíos están siendo alojados, alimentados con comidas calientes y nutritivas, recibiendo ropa y otras necesidades.

Todos los días, Jabad continúa abriendo nuevos refugios y lugares para atender a los refugiados judíos que ingresan al país. Ayer, un vuelo chárter con 150 ucranianos despegó de la ciudad capital de Kishinev a Israel. Abelsky señaló a Arutz Sheva que «no todos tienen el privilegio de saber cuál es su próxima parada después de Moldavia. Muchos llegaron con una sola bolsa de ropa sin saber lo que traería el mañana». Mientras tanto, el propio Abelsky se las arregla para compartir algunas palabras sobre la situación en el terreno mientras contesta tres teléfonos, da una gran cantidad de instrucciones y calma a un niño que llora.

Moldavia está sumida en la incertidumbre, ya que Putin parece considerarlo como su próximo premio. Se ha visto a aproximadamente 10,000 soldados rusos avanzando hacia Kishinev. Pero el peligro que acecha en el horizonte no desanima a los delegados de Jabad en la antigua república soviética. Ellos continúan ofreciendo ayuda a todo refugiado judío que cruza el umbral. «¿Qué haremos ahora?», se preguntan. Nadie tiene la respuesta. Por ahora, los emisarios de Chabad solo están cumpliendo su misión.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here