La emocionante sorpresa que le brindaron sus padres a un soldado argentino en Israel

la-emocionante-sorpresa-que-le-brindaron-sus-padres-a-yair-bukai-un soldado-argentino-en-israel
la-emocionante-sorpresa-que-le-brindaron-sus-padres-a-yair-bukai-un soldado-argentino-en-israel

Yair Bukai emigró a Israel desde Argentina hace casi tres años y se integró a la sociedad israelí. Se unió al ejército y luego fue directamente a estudiar al Kibbutz Maagan Michael para aprender hebreo.

Terminó sus estudios con un hebreo razonable y se enamoró de la vida en el kibutz. Cuando llegó el momento de alistarse eligió vivir en el kibutz Ramat Yohanan con tres de sus amigos.

Cuando comenzó su servicio en la formación inicial en el campamento de Alon, se dio cuenta de que el nivel de hebreo en su boca es la clave para hacer realidad sus sueños, por lo que vale la pena invertir en aprender el idioma y prepararse para el próximo gran paso; «Luchando, está claro».

Su andadura en la Brigada Nahal comenzó con ocho meses de formación y perfeccionamiento. Yair dice: “Los miembros del equipo se convirtieron en compañeros y hermanos. Lo más cercano a mi familia que echo de menos y que no veo desde hace dos años”.

Cuando el final del viaje estaba casi terminado, todos ya habían imaginado la gorra verde en sus cabezas en presencia de las familias y alborotados con todos sus familiares y allegados.

Entonces Ido, integrante del equipo de Yair, decidió imaginar una sorpresa; “Me di cuenta de que no hay ninguna situación en la que todos estemos aquí con nuestros padres y Yair no”. Decidió actuar y traer a los padres de Yair desde Argentina a la ceremonia, obviamente de manera sorpresiva.

Leer más: Este domingo se inicia «La Cumbre del Negev», entre Lapid, Blinken y 4 cancilleres árabes

Al final de la campaña de gorras, cuando el nivel de adrenalina estaba por las nubes y cada soldado ganaba la codiciada gorra entre los vítores de padres y familiares, Yair recibió un regalo que nunca olvidará: sus padres a los que no veía desde hacía dos años estaban presentes en la ceremonia.
En el momento de la reunión, Yair sorprendido, no entraba en su cuerpo de la felicidad que tenía. Las lágrimas no solo caían por las mejillas de Yair y de sus padres, también la de todos los comandantes, personal y otras familias.

Después de un período compartiendo con sus padres, Yair continúa en una pista de división especial: otros cuatro meses de entrenamiento con Ido y otros buenos amigos.

Yael Eisner, del Departamento de Soldados Solitarios del Movimiento Kibutziano, saluda a Yair y dice: “Nosotros en el Movimiento Kibutziano te saludamos, amado Yair, estamos felices de brindarte un hogar en el kibutz que continuará prosperando y marcando la diferencia en el Ejército.
En esta ocasión, el kibutz Ramat Yohanan, se convirtió en el hogar de 18 soldados solitarios. “Una gran fuerza para todas las familias adoptivas y para Nitzan Iluz el coordinador. Pero también para la dirección del kibutz que invierte en los soldados y para toda la comunidad del kibutz que los rodea con mucho amor”.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here