Embajadas israelíes en alerta tras la muerte de un oficial iraní

Sayyad Khodaei fue asesinado adentro de su auto
Sayyad Khodaei fue asesinado adentro de su auto

Las embajadas israelíes en todo el mundo elevaron el nivel de alerta luego de que un oficial iraní fuera asesinado en Teherán.

Se trata de Sayyad Khodaei, miembro del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC), acribillado el domingo por desconocidos.

Los dos asesinos les dispararon cinco balas antes de huir de la escena en una moto, según informó la prensa estatal iraní. Aunque no hay evidencia que vincule a Israel con el asesinato del iraní, y pese a que Irán no lo acusó de estar involucrado, las embajadas israelíes elevaron su alerta por cuestiones de seguridad previsorias.

Por su parte, el presidente iraní, Ebrahim Raisi, elogió a Khodaei y prometió que Irán “enfrentará este crimen con gran vigor”.

En una declaración oficial, Irán condenó lo que describió como “un acto de terrorismo en Teherán y la muerte mártir de un coronel del IRGC”, calificándolo como “el cruce de una línea roja que se cometió sin pensar previamente en las consecuencias. Los perpetradores de este crimen pagarán un alto precio”.

Khodaei participó activamente en la unidad en el extranjero del IRGC, la Fuerza Quds. Además, estuvo involucrado en múltiples intentos de lanzar ataques terroristas contra civiles israelíes en Kenia, Colombia, Chipre y Turquía.

El oficial iraní también fue quien encargó a Mansour Rassouli que llevara a cabo el asesinato de un diplomático israelí en Estambul. Los medios israelíes informaron a fines de abril que el Mossad había frustrado el complot, que también incluía el asesinato de un general estadounidense en Alemania y un periodista judío en Francia. Según el informe de Kan, agentes israelíes interrogaron a Rassouli en su casa de Teherán.

Rassouli, a su vez, les dijo a sus interrogadores que recibió 150 mil dólares del IRGC para prepararse para la misión, y que recibiría un millón adicional después de llevar a cabo los asesinatos.

Vía The Algemeiner / Kan

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí