Ein Hod: el pueblo del norte de Israel donde el arte domina las calles

Ein Hod: el pueblo del norte de Israel donde el arte domina las calles
Ein Hod: el pueblo del norte de Israel donde el arte domina las calles

Encaramado en una colina al pie del Monte Carmelo, el encantador poblado de Israel Ein Hod, donde el arte domina las calles, mira hacia el mar Mediterráneo, que brilla turquesa y verde en la distancia.

Las calles sinuosas son pintorescas: son una mezcla de piedras antiguas de las Cruzadas cristianas y el Imperio Otomano. Están salpicadas de esculturas al aire libre, galerías de arte y estudios junto con cafés.

Registro en la entrada de Ein Hod. Foto: Diana Bletter

Lo más notable es que Ein Hod es uno de los pocos pueblos artísticos del mundo. Es y el único en Israel donde los artistas residentes abarcan los géneros de las artes visuales, música, danza y literatura, reporta Israel21c.

Este refugio para el arte fue fundado en 1953 cuando Marcel Janco, un conocido artista dadaísta, se mudó allí con un grupo de colegas y construyó talleres y estudios en el pueblo que había sido abandonado durante la Guerra de Independencia de Israel.

Incluso sin fondos ni apoyo del Gobierno, los artistas lograron sobrevivir y construir una comunidad vibrante. Hoy, tras diez ganadores del Premio Israel y muchos años después, hay varios cientos de familias, muchos artistas de diferentes generaciones y un enfoque del arte y la cultura diverso como un arcoíris.

Algunos dan talleres en los que la gente puede explorar y desarrollar su propia creatividad.

Historias asombrosas

En todo el pueblo hay galerías que venden joyas, ropa y cerámica; en Boydem Eclectic, hay bolsos de playa y monederos hechos con libros antiguos.

Almog Gez cura y administra la Galería Ein Hod en el centro del pueblo, donde es posible encontrar grabados, fotografías, cerámica, joyas de oro y plata, objetos de diseño de vidrio y metal hechos por artistas de Ein Hod.

Almog Gez en la Galería de Arte Ein Hod. Foto: Diana Bletter

Las obras de valor histórico realizadas por los fundadores de la aldea se exhiben en la Galería Ein Hod junto con otras de jóvenes artistas contemporáneos. La exhibición actual presenta el arte de las mujeres que vivieron en el pueblo durante sus primeros años.

“Algunas de las mujeres se hicieron famosas y otras fueron olvidadas pero cada una de ellas tiene una historia increíble”, afirmó Gez.

Un grupo de escolares hace un recorrido por Ein Hod. Foto: Diana Bletter

Al sacar un cajón de un gabinete, Gez también mostró algunas de las obras de arte que se restauraron después de una importante renovación de la galería. Era como buscar en un cofre de tesoros artísticos. Todos los artículos estaban a la venta.

Gez señaló un retrato de Yehoshua Hillel, otro fundador de Ein Hod. Los artistas que visitan el pueblo recuerdan sus pinturas artesanales conocidas como Zivei Hillel (Los colores de Hillel).

Almog Gez junto a una pintura de Yehoshua Hillel, uno de los fundadores de Ein Hod. Foto: Diana Bletter
Leer más – AMIA-DAIA: «La causa judicial determinó la responsabilidad de Irán»

Pueblo empapado en la historia

Arquitecto nacido en 1944, Pogoriler comenzó creando vidrieras con fines arquitectónicos y desarrolló una tecnología única que combina la fusión y la pintura sobre el vidrio.
La atmósfera del estudio está empapada de historia y un sentido de su compromiso de por vida con el arte.

Una exhibición en De Art Studio de Aharon Pogoriler, que trabaja con vidrios y otros materiales. Foto: Diana Bletter

No muy lejos está el estudio de Karine Jan, que creció en Ein Hod. Su madre, Batia Eisenwasser-Jancourt, es una pintora cuyo trabajo se basa en la historia personal, la memoria y motivos culturales.
Su padre, Claude Jancourt, restaura antigüedades y dirige una casa de huéspedes en el pueblo.

Después de viajar y vivir en el extranjero, Jan regresó con su familia y ahora tiene su propio estudio que muestra su trabajo en lienzo y papel.

Una visitante observa el trabajo de Karine Jan. Foto: Diana Bletter

El Museo Nisco de Música Mecánica tiene una extensa colección de piezas musicales antiguas que incluyen gramófonos, discos, cajas de música y una pianola Steinway.

El propietario y coleccionista Nisan Cohen (94) ofrece giras animadas y también vende sus curiosidades musicales hechas a mano como estuches de mezuzá que tocan el himno de Israel “Hatikva”.

Algunos de los tesoros en el Museo Nisco de Música Mecánica. Foto cortesía de Nisan Cohen

Gertrude Krauss, una de las pioneras de la danza moderna en Israel, se mudó a Ein Hod en la década de 1950. También tocaba el piano, esculpía y pintaba.
Su casa histórica es ahora un espacio compartido por tres artistas que viven y trabajan en el pueblo creando ambientes 3D computarizados.

Una de las fotos históricas de Ein Hod que se exhiben en la Galería Ein Hod. Foto: Diana Bletter

Dondequiera que sea en este pueblo siempre hay momentos atractivos para la vista, y mientras se paseas por Ein Hod se respira la creatividad del pasado, presente y futuro.

Para más información, clic aquí.

5 COMENTARIOS

  1. I’m often to blogging and i really appreciate your content. The article has actually peaks my interest. I’m going to bookmark your web site and maintain checking for brand spanking new information.

  2. Hi there to all, for the reason that I am genuinely keen of reading this website’s post to be updated on a regular basis. It carries pleasant stuff.

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí