Qatar: fútbol y mucho más. Por Martha Wolff

qatar-futbol-y-mucho-mas
qatar-futbol-y-mucho-mas

Qatar es un mundo de hombres.

Es un país centrado en este mes en el Mundial de Fútbol.

La construcción de los estadios ha deslumbrado al mundo.

Los subtes diseñados facilitan sus accesos.

Los amantes y los fanáticos han llegado para ver los partidos.

Los hombres y en menor escala las mujeres han ido a ver fútbol internacional.

De cada país los hinchas fueron a alentar a sus jugadores.

Y como siempre sucede es un muestrario de amores y odios.

La prensa refleja lo que pasa más allá de ver jugadores y goles.

El estallido de alegría a nivel de barbarie lo demuestra.

Bruselas estallaba de fervor deportivo por los marroquíes en ese país.

Leer más: [Qatar 2022] Aberrante antisemitismo en las redes sociales previo al partido de la selección Argentina con Polonia

Bruselas y en Rotterdam sufrieron incendios y vandalismo de los hinchas donde afloró  el  resentimiento acumulado. Los refugiados primero, luego aceptados como inmigrantes y con hijos belgas mostraron el drama de Europa.

El fútbol y su hinchada masculina desde siempre ha sido una vía de escape de tensiones sociales.

Los de la popular odian a los de la platea y los de la platea son bautizados con sus “meadas”.

Llevan armas, explosivos, banderas, drogas, alcohol  para celebrar y demostrar su alegría por el club de sus amores y su inquina al  contrario.

Las redadas policiales cuestan fortunas para contener a los desaforados atacantes.

Las requisas son insuficientes.

Las tramas políticas pactan con la dirigencia futbolera.

Los que desean ver fútbol con sus hijos temen sufrir ataques.

El fútbol es el reemplazo de la terapia individual llevada a lo popular para darle pan y circo al pueblo en vez de deporte y salud.

Leer más: VIDEO: El testimonio de un periodista: «Los israelíes no son bienvenidos en el Mundial de Qatar»

El verdadero fútbol en cualquier lugar no deja de ser un maravilloso juego de danza de pelota, de técnica, de estudio de campo, probabilidades, estilo y el factor suerte que acompaña.

Las noticias que aparecen, los videos que los muestran y los ataques que  se producen en los estadios son el reflejo de la sociedad en la que se vive.

Para la  política fue un instrumento para sumar votos a cualquier precio como el de los jugadores a nivel de sueldos y pases.

El dinero que corrió para que Qatar sea sede de los Juegos Olímpicos 2022 lo demuestran.

Haber elegido un lugar en el mundo cuya agua es el petróleo y gas y sus dueños una sola familia árabe, es haber logrado mover a Occidente a Oriente para demostrar el poder del dinero. Qatar también financia el terrorismo mientras es un país pacífico, pero no importa para los que allí viajaron porque es un país que convoca a los Juegos Asiáticos 2030 y los pasados 2006. Además desde Qatar se difunde al mundo por Al Jazeera  televisión estatal  noticias a la medida árabe.

Qatar se ha convertido en el Disney World del Deporte.

Los asistentes a Qatar han gastado millones de dólares, menos que las que invirtió el  sultanato para deslumbrar al mundo con el lujo que vive una minúscula porción  de habitantes en el mundo. Los dólares para comer duelen, pero los fanáticos van a poder contar que estuvieron en Qatar,  un desértico país, de impresionantes edificios y lujos. Al regresar  volverán a la realidad económica que aqueja a la Humanidad.

¿Las mujeres que viajaron tendrán oportunidad de saber la condición social real de las mujeres qataríes? Verlas en los estadios al lado de sus hombres es el lugar que ocupan.

Leer más: Las 100 fotos de los Juegos Macabeos de Adultos de Pinamar

Esta explotación del fútbol es vieja como el tiempo para los sistemas dictatoriales que entendieron que en gol es a favor una demostración de la potencia de un país por la inversión en el deporte y entrenamiento.

¿Marruecos 2 –Bélgica 0  y los desmanes serán igual en todos los partidos en los que participarán los árabes? ¿Será  un boicot organizado? ¿Será  parte también del ataque planificado contra los periodistas israelíes?  Vaya la diferencia de cómo son recibidos estos como profesionales en los Emiratos Árabes que firmaron los Acuerdos de Abraham.

Qatar será una bisagra sobre las relaciones  entre Oriente y Occidente.

¡Qué gane el mejor y esperemos los comentarios de los que retornarán de ese experimento que se llama Qatar y el Mundial de Fútbol 2022!

Martha Wolff. Periodista-Escritora

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí